14 de junio de 2019
14.06.2019

El personal de helicópteros de emergencias denuncia en la Junta sus condiciones laborales "aberrantes"

Los trabajadores, en huelga desde hace un mes, calculan los afectados en unos 1.200, casi treinta de ellos en Asturias

14.06.2019 | 12:39
El helicóptero de emergencias "Helimer".

Los trabajadores de helicópteros de emergencias, en huelga desde el pasado 17 de mayo, han llevado esta mañana a la Junta General del Principado la denuncia de las condiciones laborales y salariales "aberrantes" a que les somete su empresa, aunque confían en un posible desbloqueo de la negociación a corto plazo, dado que la compañía Babcock MCS se aviene a negociar con la representación laboral. En una comparecencia en el parlamento autonómico de la mano de los diputados electos de Podemos Daniel Ripa y Nuria Rodríguez, el piloto Ignacio Olmos y el rescatador Guillermo Lavía, miembros del comité de huelga, expusieron las causas de un conflicto en el que la empresa, "el operador de helicópteros de emergencia más grande de España", escogida por el Ministerio de Fomento para desarrollar el servicio, impone "una bajada unilateral de las condiciones salariales de entre el trece y el treinta por ciento" y "precariza" a sus trabajadores. La huelga, que no es tal por las peculiaridades de una labor a la que se le han impuesto unos servicios mínimos "del 99,9 por ciento", afecta a unas 1.200 personas en toda España, aproximadamente una treintena en Asturias.

"No es una cuestión de dinero", afirman Olmos y Lavía, que no quisieron precisar la horquilla salarial concernida en euros y ubicaron el eje de sus reclamaciones en la "precariedad laboral". Con las horas de servicio y las guardias, cuenta Olmos, las horas de servicio anuales suben a 5.400, "pero sólo cuentan ocho al día". "No tenemos un plus de peligrosidad ni el cien por cien de baja laboral en caso de accidente en instrucción, llevamos trece años con las subidas salariales congeladas, no conocemos la programación del mes hasta cinco días antes... No es una cuestión de ganar más dinero, sino de la dignidad" de unos trabajadores, concluyen, que se juegan la vida y pasan fuera de casa entre quince y veinte días al mes.

Los trabajadores anunciaron, no obstante, la posibilidad de un entendimiento en el corto plazo, toda vez que "la empresa ha entrado en contacto con el comité y parece que está dispuesta a negociar", y Ripa y Rodríguez prometieron introducir el asunto en la Junta. "Una de las primeras medidas que vamos a impulsar va a ser la propuesta de una declaración institucional a la que esperamos que se sumen todos los partidos, incluidos los que están a punto de asumir el Gobierno", apunta Nuria Rodríguez tras endosar al Ministerio de Fomento la responsabilidad que le corresponde en la selección de la empresa que presta el servicio de salvamento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook