15 de junio de 2019
15.06.2019

División en el seno de IU por las presiones para no romper el pacto local con la FSA

"No podemos ir a cuchillo con nuestra gente", cuestiona la secretaria de política municipal

15.06.2019 | 00:20
Faustino Sabio, Aurelio Martín y Ana Castaño llegando a la sede del PSOE en Gijón.

La pugna política por las alcaldías de Llanes y Carreño reabre la división en el seno de Izquierda Unida de Asturias. La amenaza de la dirección regional interina de la coalición de abrir expedientes que podrían concluir en la expulsión de los concejales que se salten el pacto municipal con la Federación Socialista Asturiana (FSA), consistente en apoyar a la candidaturas de la izquierda más votadas, recibió ayer la réplica de Gabriela Álvarez, responsable de política municipal, que salió en defensa de los concejales de Llanes y Carreño, que tienen decidido no apoyar a los candidatos socialistas que concurren a esas alcaldías. La situación alcanzó tal encono que el coordinador interino de IU, Alejandro Suárez, decidió desplazarse ayer hasta Llanes en un último intento de reconducir la situación. No lo logró.

"Llanes merece un respeto, después de que lo que ha pasado nuestra gente allí en estos cuatro años", planteó la secretaria de política municipal, Gabriela Álvarez, que quiso salir en defensa de los ediles llaniscos y también de los de Carreño, "ante las presiones y el acoso al que se les está sometiendo" en las horas previas a la elección de alcaldes de hoy.

"Nuestras bases son el valor más importante que tenemos, no podemos ir a cuchillo contra nuestra gente", valoró Gabriela Álvarez, quien se preguntó "si merece la pena someter a toda la organización a esta tensión por pactar con la FSA", con respuesta incluida: "para mí, no". Y fue rotunda al subrayar que "no se puede amenazar con la expulsión a nuestros concejales porque quienes les han votado ahora saben con quién gobernaron en los últimos cuatro años", al tiempo que tildó la orden regional de "incongruente".

La dirección del partido, con su coordinador interino, Alejandro Suárez, a la cabeza, salió por su lado a dar respuesta "a las voces discrepantes" para pedir a sus afiliados y dirigentes "responsabilidad, tranquilidad y lealtad a los órganos". Una lealtad que pasa por apoyar hoy en la constitución de los ayuntamientos a gobiernos de izquierda, "respaldando en cada caso a la fuerza más votada".

Mientras Suárez iba a Llanes para tratar de reconducir la situación en una de las alcaldías más deseadas por la FSA, la dirección de IU hizo un llamamiento a evitar "polémicas estériles que a nada conducen salvo a tensar más la situación" y precisó que decisiones como la del respaldo al partido mayoritario de la izquierda en los ayuntamientos "se adoptan en los órganos". Y trató de poner coto a declaraciones como las de la secretaria de política municipal que "son meras opiniones a título particular", al tiempo que catalogó de "hiperbólicas" las acusaciones sobre acoso a los ediles de Llanes y Carreño.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook