16 de junio de 2019
16.06.2019

La coalición quiere rebajar la tensión, pero valora "adoptar medidas" con sus ediles díscolos

La coordinadora analizará a partir de mañana la situación con los concejales de Llanes y Carreño, que no respetaron el pacto con la FSA

16.06.2019 | 00:14
La coalición quiere rebajar la tensión, pero valora "adoptar medidas" con sus ediles díscolos

La Coordinador de Izquierda Unida estudiará a partir de mañana las medidas a adoptar con los concejales díscolos que no respetaron el pacto con la Federación Socialista Asturiana (FSA) para apoyar al candidato de izquierdas más votado en cada municipio en las elecciones a las alcaldías.

El coordinador interino de IU, Alejandro Suárez, es partidario de rebajar tensiones y de "echar agua en los incendios" ante la situación generada en concejos como Llanes o Carreño, donde sus ediles decidieron obviar las resoluciones aprobadas en los órganos de IU para votar a la lista de izquierdas con más apoyos en cada municipio.

El propio Suárez se desplazó en la tarde del pasado viernes hasta Llanes para tratar de reconducir la situación en una asamblea local, calificada de "cordial y tranquila" por el coordinador interno, pero no fue posible y el voto de Priscila Alonso resultó determinante para arrebatarle ayer la Alcaldía al candidato del PSOE, pese a que habían sido avisados de que esa decisión podía situarles "al margen de IU". Ahora el máximo órgano entre asambleas, la Coordinadora, estudiará las medidas a adoptar en este caso.

La secretaria de Política Municipal, Gabriela Álvarez, defendió el pasado viernes "la autonomía" de cada territorio y calificó de "incongruente" la adopción de medidas de presión contra los concejales de Llanes y Carreño cuando "por ejemplo, hace cuatro años no se hizo nada así en Teverga y ahora sacamos allí mayoría absoluta; y en Morcín hubo una moción de censura". Alejandro Suárez, que asumió el puesto de coordinador de forma interina hasta la próxima asamblea como consecuencia de la dimisión de Ramón Argüelles, espera que las mayorías de izquierda por las que apostó IU en los ayuntamientos asturianos se materialicen también ahora en la Junta General del Principado. Y la Mesa del Parlamento será la primera prueba de fuego.

Los partidos de la izquierda suman 26 de los 45 diputados, una cifra que les garantizaría tres de los cinco puestos de la Mesa en el caso de que se pusieran de acuerdo PSOE, Podemos e IU. "Intentaremos que haya acuerdo y mayoría de izquierdas en la Junta General y también en la Mesa de la Junta", declaró a este periódico el coordinador interino, Alejandro Suárez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook