DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una asturiana triunfa en las redes dibujando la dura vida del opositor

Marta Cadrecha, que aspira a una plaza de Educación Infantil, se resarce de su primer fracaso en un examen con su éxito reflejando en dibujos la vida rodeada de apuntes

Algunos de los dibujos con los que Marta Cadrecha refleja la vida del opositor en las redes sociales.

Algunos de los dibujos con los que Marta Cadrecha refleja la vida del opositor en las redes sociales. @JIJOLIMON

La ovetense Marta Cadrecha, maestra de formación, se llevó un buen golpe en 2015. Se presentaba a las oposiciones a profesora, pero el resultado fue "nefasto". Entonces encontró una válvula de escape: el dibujo. Decidió empezar a poner negro sobre blanco la dura vida de una opositora. Y así encontró con la comprensión (en forma de "me gustas" en las redes sociales) de centenares de personas que viven la misma situación.

Cadrecha será una de las más de 6.000 personas que se presenten hoy a la macrooposición docente. "Llevo opositando en serio desde 2014", confiesa. Y desde 2015 acumula decenas de dibujos: seis a la semana que publica a través de su cuenta (@jijolimon). "Son dibujos muy sencillos. Como digo yo, un poco macarrónicos. Todo es para resumir la vida del opositor", explica.

¿Y cómo es esa vida? "Bastante solitaria, pasando muchas horas delante de lo apuntes. Y todos pasamos por lo mismo: los mismos agobios y nervios. Empecé hace cuatro años a publicarlos y todo fue creciendo", responde.

Desde entonces, comparte con sus seguidores -cada vez más- sus creaciones, de lunes a sábado. Casi a modo de viñetas de cómic, aunque cada una reflejando una idea concreta. E ideas no le faltan. "Empecé tirando de experiencias personales y de un grupo de amigas opositoras. Y luego la gente se animaba a mandarme cosas. Acopio de todas las anécdotas", cuenta.

A esta opositora ovetense de 28 años, que compagina preparación para las pruebas con familia y trabajo, plasmar en dibujos su estrés y preocupaciones es lo que más le relaja. "Es ponerme a dibujar y se me olvidan todos los males. Empecé a raíz de las oposiciones de 2015. Entonces, mi experiencia fue muy nefasta a título personal. Y saqué frustración a través del humor y reírse de uno mismo. Creo que no hay otra manera", explica.

Su meta es lograr una plaza en Educación Infantil, donde seguro que haría un gran uso didáctico de su destreza con el lápiz. ¿Y cómo llega a esta macrooposición? "Objetivamente es una oferta muy jugosa. Pero no sé cómo saldrá la cosa. Se hará lo que se pueda", sentencia, siempre con buen humor. El mismo que transmite con sus dibujos.

Compartir el artículo

stats