03 de julio de 2019
03.07.2019

Trece años de cárcel por violar en Gijón a su exnovia, a la que no podía acercarse

El acusado admite los hechos tras haber pedido perdón a la víctima, menor de edad, por Whatsapp

03.07.2019 | 01:08

Doce años por agresión sexual y uno más por quebrantar la orden de alejamiento de su exnovia. Esta es la condena aceptada por un hombre de 35 años que violó a su expareja cuando ésta tenía poco más de 16. La Sección Tercera de la Audiencia Provincial acogió esta mañana el juicio, a puerta cerrada, en el que la Fiscalía aceptó reducir su solicitud de condena de 14 años después de que la acusación particular también aceptara una rebaja de 16 a 13 años de cárcel al aceptar el acusado los hechos.

La joven víctima sufrió una pequeña crisis nerviosa al salir de la sala de vistas en la que estaba su agresor, que había sido conducido a la Audiencia Provincial de Oviedo desde el Centro Penitenciario de Asturias, donde cumple condena por otro delito ajeno a la causa enjuiciada.

Todo ocurrió el 10 de junio de 2017, cuando la menor y el acusado quedaron en verse para ir juntos a las fiestas de Cabueñes en Gijón, pese a qué sobre él pesaba una orden de alejamiento de su expareja. Pero ambos estuvieron juntos hasta la madrugada e ingirieron bebidas alcohólicas hasta que la menor le dijo que debía volver al centro de menores en el que residía por aquel entonces.

El hombre se ofreció a acompañarla y por el camino comenzó a besarla. La chica le pidió que la dejara en paz, pero el acusado ignoró la negativa y acabó violándola.

El fiscal solicitaba inicialmente por este delito 13 años de cárcel, así como la prohibición de aproximarse a la menor, a su casa o cualquier lugar que frecuente y comunicarse con ella durante los próximos 15 años. Pero la condena se elevaba hasta los 14 años, al solicitar la Fiscalía un año más de prisión por haber quebrantado la orden de alejamiento que existía entre ellos desde hacía un año.

Esa orden fue dictada por el Juzgado de Instrucción Número 1 de Gijón en febrero de 2016. En ella se prohibía al acusado a acercarse a la menor a menos de 300 metros y a comunicarse con ella por cualquier medio. Aún así, quedaron para ir juntos a las fiestas de Cabueñes.

Salvo las rebajas acordadas en las penas de cárcel por la acusación particular, la defensa y la Fiscalía, el resto de las peticiones accesorias planteadas por el Fiscal se mantuvieron. Así, a las penas de cárcel se añaden otros 10 años de libertad vigilada durante los que el condenado deberá participar en programas formativos de educación sexual, así como comunicar cualquier cambio de lugar de residencia o de trabajo de forma inmediata.

En lo relativo a la responsabilidad civil, el reo deberá abonar 200 euros por las lesiones causadas a la menor y otros 3.000 euros por los daños morales generados con la agresión sexual cometida.

Ademas, el condenado deberá abonar otros 257,82 euros al Sespa por los gastos médicos generados tras su acción en las fiestas de Cabueñes.

Al superar la condena los seis años de prisión hubo que celebrar el juicio, que se realizó a puerta cerrada a petición de la acusación particular. El acusado se ratificó en el reconocimiento de los hechos y la joven víctima también en su acusación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook