04 de julio de 2019
04.07.2019

El cabrales anuncia nuevo certamen con la confianza de batir su récord Guinness

Los hosteleros pujarán por los quesos, el 25 de agosto, en una de las grandes citas del verano

04.07.2019 | 01:18
Por la izquierda, Iván Suárez, Jéssica López, José Sánchez y Salud Herrero, elaboradora del último queso ganador.

El cuarto de cabrales de la quesería Valfríu de Tielve que figura en la foto que ocupa el cartel de la XLIX Edición del certamen del queso más popular de Asturias es el que le faltaba a la pieza por la que Iván Suárez, del Llar de Colloto, pagó 14.300 euros. Pudo llevarse dos kilos y doscientos gramos a cambio el mayor precio cotizado en una subasta, que Guinness se ha apresurado a incluir como récord. Si al cabrales ya se le conocía en todos los ámbitos, después de esa certificación como el queso más caro de la historia su nombre no ha dejado de dar la vuelta al mundo. Todavía ayer se ocupaban de él en lugares como Indonesia.

La vida es marketing y como el marketing es también oportunidad, la nueva edición del certamen quesero fue anunciada para el domingo 25 de agosto en Arenas de Cabrales bajo los auspicios de superar la gran marca, en una comida que convocó Jessica López, de la quesería Maín y presidenta del Consejo Regulador de la D. O. P., y a la que asistieron la directora de Medio Rural, María Jesús Aguilar, y el flamante alcalde de Cabrales, José Sánchez.

Aguilar animó a los productores del queso más distinguido de la región a mantener la "calidad diferencial que lleva a que Asturias pueda disponer de los puentes que se le tienden en el mundo". Y recalcó: "El queso de Cabrales habla de Asturias con mayor propiedad que cualquier otro producto".

El 25 de agosto volverá a ser la fiesta en el concejo cabraliego que convoca a los aficionados a la gastronomía. La idea es la misma que en las anteriores ediciones: comprar en los puestos mientras los hosteleros pujan en la subasta por las piezas ganadoras del concurso en el que compiten la mayoría de los 25 elaboradores con Denominación de Origen Protegida.

Los quesos son analizados por un jurado experto que puede conceder un máximo de 126 puntos a la pieza que mejores cualidades reúna. En teoría, la corteza debe ser blanda, delgada, untuosa, de color gris con zonas amarillo-rojizas. No tiene que presentar grietas ni marcas extrañas. La pasta ha de preservar una consistencia untuosa, compacta y sin ojos, de color blanco marfil, homogéneo en toda la masa, al igual que el penicillium.

El penicillium roqueforti, o cabraliensis, le aporta al queso aroma, sabor y el color característico que le hace resultar tan peculiar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído