04 de julio de 2019
04.07.2019

Un estudiante que va al colegio caminando ahorra 850 euros en salud y contaminación

El Observatorio de Salud para Asturias cumple nueve años convertido en "una herramienta útil para impulsar mejoras en las condiciones de vida de la población", según sus responsables

04.07.2019 | 14:00
De izquierda a derecha, Óscar Suárez, técnico del Observatorio de Salud; Antonio Molejón, director general de Salud Pública, y Rafael Cofiño, jefe del Servicio de Evaluación de la Salud.

Conseguir que un estudiante vaya caminando a la escuela supone un ahorro próximo a los 850 euros, en términos de mejora de la salud, ahorro para el sistema sanitario y disminución de la contaminación vinculada al tráfico.

Esta estimación ha sido realizada esta mañana por los responsables del Observatorio de Salud para Asturias, una iniciativa de la Consejería de Sanidad que nació en 2010 para promover políticas públicas, acciones comunitarias y hábitos saludables. Se estima que por cada euro invertido en estas actuaciones pueden recuperarse hasta 23 por el aumento de la calidad de vida y el menor uso de los servicios asistenciales.

Las cifras citadas ilustran los efectos de favorecer que las personas tengan tiempo y acceso a recursos de ocio y cultura, a parques y a espacios verdes aporta numerosos beneficios.

Los datos han sido facilitados por el director general de Salud Pública, Antonio Molejón, en la presentación de la Evaluación del Observatorio de Salud 2017-2018. Molejón compareció junto a Óscar Suárez, técnico del Observatorio de Salud, y Rafael Cofiño, jefe de Servicio de Evaluación de la Salud y programas de la Consejería de Sanidad.

Molejón y sus colaboradores indicaron que el Observatorio de Salud "se ha consolidado como una herramienta útil para avanzar en la mejora de las condiciones de vida de la población". El proyecto, destacaron "ha ido perfeccionándose con el tiempo hasta alcanzar una buena reputación nacional e internacional". Además, "ha logrado notables avances en los trabajos de información epidemiológica y en la acción comunitaria a través del proyecto Asturias actúa".

También ha sido clave en la elaboración de programas y documentos como la Ley de Salud, el Plan de Salud, el Plan Sociosanitario 2018-2021 y la Estrategia para un nuevo enfoque de la atención primaria, que marcarán la planificación sanitaria en los próximos años.

En el ámbito de la acción comunitaria, Cofiño, Molejón y Suárez enfatizaron que se ha producido "un incremento significativo del trabajo en el territorio, al tiempo que se ha avanzado en la sistematización del método y en la consolidación de estructuras de participación". Ese método se resume en tres pasos: colaboración con los municipios para mejorar la salud, definición de las riquezas y necesidades de cada concejo y establecimiento de un plan de acción.

Respecto al proyecto Asturias actúa en salud, orientado a mejorar la identificación de activos saludables, la base de datos del observatorio incluye actualmente 2.063 actividades y recursos.

Presencia y retos

En cuanto al trabajo realizado en el ámbito de la atención primaria, a finales de 2018, la herramienta de consulta de información desde la historia clínica electrónica se encontraba disponible en 47 zonas básicas de salud de 36 concejos. Además, en los últimos dos años se realizaron 84 sesiones formativas con equipos de primaria en las que tomaron parte 856 profesionales del Servicio de Salud.

De cara a los próximos años, el Plan de Salud reforzará la acción comunitaria en los diferentes concejos con una propuesta que sume los esfuerzos que se están realizando desde el ámbito municipal, de atención primaria y del movimiento ciudadano y asociativo. También se extenderán los espacios de participación y se garantizará el apoyo metodológico de Salud Pública para dinamizar la participación, apoyar los diagnósticos locales e implementar planes de acción.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído