05 de julio de 2019
05.07.2019

Al margen de la alianza atlántica contra el avispón

Asturias no participa en un proyecto europeo para frenar a la Vespa velutina en el que están Galicia, País Vasco, Portugal, Francia, Reino Unido e Irlanda

05.07.2019 | 01:08

Asturias va por libre en la lucha contra la avispa asiática. Mientras que Galicia y el País Vasco, junto a Portugal, Francia, Reino Unido e Irlanda, se han unido para intentar frenar la expansión de la Vespa velutina, Asturias ha tomado otro camino, pionero en España: la lucha contra el insecto mediante un artilugio pirotécnico. De momento se está impartiendo un curso de formación y está pendiente de llegar el permiso para utilizar el artilugio por parte de la Delegación del Gobierno en Asturias.

En el curso, impartido por la única empresa habilitada en el norte de España para este tipo de formación, la asturiana CivilNova, participan 12 alumnos, aunque solo 7 de ellos se dedicarán a la destrucción de colmenas de la especie invasora, que ya ha provocado varias muertes en la península, una de ellas en Asturias. Lo harán con la ayuda de un artilugio que fabrica una empresa gallega, la pirotecnia Rocha-Areas, de La Coruña.

Este nuevo sistema es sumamente eficiente en la lucha contra la velutina: elimina la colonia y el propio nido, lo que tiene como ventaja que cesan los avisos duplicados y falsos, a la vez que se prescinde del uso de biocidas, cuyo uso es cuestionado desde algunos sectores, en especial por los grupos ecologistas, que destacan el impacto que pueden tener en otros seres vivos y, en general, en el medio ambiente. El método incluye una detonación controlada, explicó el técnico de la Empresa Pública Sociedad de Servicios del Principado de Asturias (Serpa) Eloy Álvarez Ron, y exige medidas de seguridad, como evitar interacciones con la electricidad estática, las líneas de alta tensión, las tormentas o las vías del ferrocarril. ¿Qué hacen mientras tanto Galicia y el País Vasco? Se han integrado en una alianza atlántica contra la invasión biológica que avanza de forma incesante por Europa desde hace una década. Participan 32 universidades, centros de investigación, administraciones y asociaciones de productores de España, Portugal, Francia, Reino Unido e Irlanda.

El campus de Vigo acogió el miércoles la jornada de presentación del consorcio Atlantic-POSitiVE, que trabajará hasta 2022 con una financiación de 2,3 millones de euros (1,7 de ellos procedentes de fondos Feder dentro del programa de cooperación Interreg).

El proyecto está liderado por la Fundación Centro de Estudios Eurorrexionais Galicia-Norte de Portugal. El resto de socios principales son las universidades de Santiago, Trás-os-montes e Alto Douro, Exeter y Cork, la Xunta de Galicia, el Instituto Nacional de Investigación Agraria y Veterinaria de Portugal, el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario y el Instituto Nacional de la Investigación Agronómica de Francia.

La idea es avanzar en el desarrollo de "métodos conjuntos para toda el área atlántica" que eviten la propagación y minimicen el impacto de la avispa asiática en la producción de miel y los ecosistemas. También aspiran a reducir los riesgos en la salud humana. Es el "primer esfuerzo" europeo contra la velutina. Reino Unido e Irlanda todavía no sufren la presencia de esta especie, pero la avispa asiática podría desplazarse allí fácilmente. El objetivo del consorcio es conseguir soluciones "en el menor tiempo posible", así como determinar los factores ecológicos y biológicos que favorecen la expansión de la especie por Europa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído