05 de julio de 2019
05.07.2019

Una nueva testigo declara que una de las acosadoras de Llanes admitió el "bullying"

La Fiscalía solicita 3.000 euros de indemnización y nueve meses de trabajos sociales para fomentar en las acusadas la empatía y el respeto

05.07.2019 | 01:07
Belén González, ayer, a la puerta del Juzgado de Menores.

El Juzgado de Menores de Oviedo acogió ayer la repetición del juicio contra tres menores de Llanes acusadas de acosar a otra y en la que declaró una testigo que no lo había hecho en la anterior ocasión, afirmando que una de las implicadas había admitido los hechos en mensajes de Whatsapp que le había enviado, según explicó la acusación particular, ejercida por la letrada Belén Fernández en representación de la víctima. Las tres jóvenes volvieron a negar su implicación, mientras que la Fiscalía solicitó nueve meses de trabajos sociales y la acusación 15, además de 3.000 euros de indemnización.

Las tres menores habían sido absueltas, pero la Audiencia Provincial ordenó repetir el juicio al considerar que no se valoraron adecuadamente las pruebas y que la conclusión adoptada por la jueza no pareció "obedecer a un juicio racional y lógico".

Y es que la sentencia que fue anulada recogía como hechos probados que durante el último trimestre de 2017, tres alumnas de 15 y 16 años del Instituto de Llanes se dedicaron a insultar a otra alumna cada vez que la veían, tanto en el patio del centro como fuera del recinto.

La víctima sufre una enfermedad congénita por la que no puede tener 16 piezas dentales y las acusadas aprovecharon esa circunstancia para llamarla "sindi", versión abreviada de "sin dientes". Pero también "calva", "sidosa", "asquerosa", le gritaban delante de todo el mundo. Fue tal la situación creada por las tres adolescentes que la otra menor terminó acusando este maltrato verbal y tuvo que someterse a tratamiento psicológico. Pero la jueza, pese a darlo todo por cierto, consideró que esos insultos, aún siendo reiterados, no menoscaban la integridad moral de la adolescente.

La vista oral se prolongó ayer durante seis horas. Además de la petición del fiscal, se presentó un informe del equipo psicotécnicos del Juzgado que recomienda que las tres acusadas realicen tareas socioeducativas para fomentar en ellas la empatía y el respeto por los demás, según indicó la letrada de la acusación particular.

La madre de la víctima, Rosalía Otero, explicó que ayer había declarado una joven que " relató que una de las acusadas le había enviado mensajes en los que pedía perdón por lo que le habían hecho, llegando a asegurar que no sabía cómo podía haber hecho eso. Y los envió porque se enfadó con las otras dos". También volvió a declarar un testigo que aseguró haber visto a las tres acusadas en la pista de skate de Llanes realizando las pintadas en las que se podía leer "Sindi la chupa sin dientes", asociado a su cuenta de Instagram. Rosalía Otero también afirmó tras el juicio que la madre de una de las acusadas había presionado a un testigo de la defensa advirtiéndole que era mejor que no declarase. La causa quedó de nuevo vista para nueva sentencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído