07 de julio de 2019
07.07.2019

El Grupo Mixto busca apoyos para resolver este mes el cambio del reglamento

Las fuerzas minoritarias necesitan al PSOE y un respaldo más para tramitar la reforma de inmediato

06.07.2019 | 23:29

La intención de trocear el Grupo Mixto de la Junta, ese "monstruo" heterogéneo que según la gráfica descripción de alguna fuente parlamentaria forman juntos los seis diputados de IU, Foro y Vox, enfila una encrucijada en la que puede resolverse de inmediato o dar un rodeo de longitud indeterminada y desenlace imprevisible. Los tres grupos que pretenden escapar del Mixto saben que el apoyo de los veinte votos del PSOE, que entienden próximo, les bastaría para sacar adelante una reforma del reglamento de la Cámara que les evite la engorrosa papeleta de tener que repartirse el espacio, las asignaciones y la visibilidad parlamentaria el resto de la legislatura, pero también que el camino es más dificultoso si quieren acortar los plazos y hacerlo ya. Y quieren. Van a exprimir sus opciones de que el cambio se tramite este mes, inmediatamente después de la investidura del nuevo presidente, pero para eso la mayoría requerida se amplía y necesita que al PSOE se sume al menos un grupo más.

Para lograr el objetivo, cambiar el reglamento e "independizarse" del Grupo Mixto, valen los 23 votos de la mayoría absoluta que ellos rebasarían con el respaldo socialista, pero hacerlo tomando el atajo de la lectura única, que acorta el proceso y permitiría abordar el cambio de inmediato, requiere un apoyo más amplio de los tres quintos de los votos de la cámara, treinta, y por tanto el asentimiento de al menos un partido más distinto al PSOE.

Sucede que ninguno de los otros tres de la Cámara se ha mostrado abiertamente entusiasmado con el cambio. El PP se negó el primero, hace semanas; Ciudadanos ha virado hacia una reforma reglamentaria "profunda y estratégica", más de medio plazo que de corto, y Podemos ha pasado de querer "dar voz" a IU a rechazar cambios a la carta de intereses particulares y a advertir de que le chirría la posibilidad de ser cómplice de una modificación que pueda terminar beneficiando a Vox.

Para hacer frente al escenario contrario, que abocaría a seguir el trámite ordinario, más largo, Foro e IU han reclamado ya que se habilite agosto para el trabajo que daría curso a la modificación reglamentaria. Hay ya quien advierte de que no entendería una negativa a hacer hábil agosto, sobre todo teniendo en cuenta que este año se hizo lo mismo con enero, en aquel caso para permitir el trabajo de una comisión de investigación.

Ahora, destacan, se trata de hacer frente a lo que entienden como una anomalía, un Grupo Mixto que sería el segundo en votos y el tercero en escaños. La reforma para trocearlo aún debe decidir, oído el criterio jurídico, el procedimiento del cambio: si bajar de tres a dos el número mínimo de diputados que forman grupo o permitir el préstamo temporal de parlamentarios para que un partido ayude a otro a cubrir los requisitos exigidos para constituir su grupo, práctica de uso habitual en el Congreso y el Senado, pero vetada en la Junta.

Desde el Grupo Mixto se planteará de inmediato una tentativa para convencer a los reticentes que inscribe el cambio en el contexto más amplio de otras propuestas de modificación reglamentaria donde cabrían la iniciativa del PSOE de instituir una indemnización por desempleo para los diputados, la habilitación del voto telemático para bajas por enfermedad o maternidad -viejo caballo de batalla de Podemos- o la reforma del sistema de voto ponderado en la Junta de Portavoces, donde en la anómala situación actual el portavoz de turno del Grupo Mixto votaría en nombre de sus heterogéneos y circunstanciales compañeros de bancada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído