09 de julio de 2019
09.07.2019

Absuelto uno de los acusados por la estafa a una mujer con un falso militar

Mantienen la pena de tres años y medio de cárcel para el principal acusado, el camerunés que estafó a una mujer 98.420 euros con promesas de matrimonio

09.07.2019 | 17:38

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ha absuelto a uno de los tres condenados por la Audiencia Provincial por estafar a una mujer casi 100.000 euros tras engañarla con una promesa de matrimonio con un falso militar americano.

El alto tribunal asturiano ha estimado el recurso de uno de los acusados, O.A.A., de origen nigeriano, que había sido condenado a seis meses de prisión como cómplice de la estafa.

Sin embargo, mantiene las penas de tres años y medio de cárcel para el principal acusado, el camerunés E.N.T., y de seis meses de prisión para su compatriota V.M.T. como cómplice.

El TSJA ha decidido la absolución de O.A.A, que supuestamente tenía una cuenta de destino para el dinero estafado, al considerar que su participación en la estafa no quedó acreditada.

Para el alto tribunal asturiano, O.A.A "ha sido condenado sin base probatoria alguna" y "no hay razonabilidad en la sentencia para esa condena, lo que supone que la presunción de inocencia de ese condenado no ha sido enervada".

El principal acusado, que deberá pagar a la víctima 98.420 euros, se puso de acuerdo con otras personas que no han sido identificadas para contactar con la víctima a través de una página de contactos y uno de ellos fingió ser el militar general Hodges Ben.

Los contactos se realizaban a través de correos electrónicos y de la aplicación Skype para hacer creer a la mujer que el supuesto militar tenía una fortuna en una caja de seguridad que él y su unidad habían confiscado a un grupo terrorista.

Para recuperar estos bienes, los acusados pedían a la mujer que adelantara dinero en efectivo para desbloquearlos y abonar unas tasas aduaneras haciéndole creer que, cuando realizara los pagos, el general volaría desde Turquía hasta Asturias para casarse con ella.

Tras un intercambio de correos electrónicos para ganarse la confianza de la mujer lograron convencerla para que enviara en repetidas ocasiones sumas de dinero a Nigeria y a Ghana a destinatarios desconocidos.

La sentencia reconocía que la víctima, que durante el juicio dijo que no fue engañada y que aún sigue en contacto con el militar, padece rasgos paranoicos y estado de ánimo con sensación de soledad y abandono con predisposición a la tristeza y tiene ideas sobrevaloradas y comportamiento impulsivo en el manejo de sus bienes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook