09 de julio de 2019
09.07.2019

El campus de verano de Humanidades muestra "una Universidad joven, abierta y renovada"

Profesores universitarios enseñan a alumnos de Secundaria y Bachillerato que la institución académica "no es un castillo del siglo XIX"

09.07.2019 | 01:03
El campus de verano de Humanidades muestra "una Universidad joven, abierta y renovada"

Una manera de acercar la universidad a los jóvenes. Entre el 8 y el 12 de julio, la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Oviedo organiza su III Campus de Verano de Humanidades. Desarrollado en las instalaciones de El Milán en Oviedo. La iniciativa está orientada a alumnos que hayan finalizado el cuarto curso de Educación Secundaria Obligatoria o alguno de los dos cursos de Bachillerato. Según Guillermo Fernández, uno de los docentes participantes y profesor de Paleografía y Diplomática en la Universidad de Oviedo, "es una forma de tomar contacto con la universidad y conocer una vida académica que los estudiantes no conocían hasta ahora".

El campus está coordinado por Eva Álvarez, vicedecana de la Facultad de Filosofía y Letras, y Juan Carlos Aparicio, secretario académico de la Facultad de Filosofía y Letras. El objetivo del campus se centra en la oferta de una experiencia rigurosa que estimule a los participantes a través de la enseñanza y el aprendizaje, fomentando y consolidando vocaciones en el campo del arte y las humanidades. "Creo que tiene un programa que es muy variado, con casi todas las especialidades de humanidades", opina Álvaro Solano, ponente en una de las actividades ofertadas y profesor de Historia Medieval en la Universidad de Oviedo.

Una actividad pionera en su ámbito que pretende ampliar las referencias del alumnado sobre factores como el nivel de exigencia o el ritmo diario de trabajo. "No está solo enfocado a que decidan su carrera, sino también a que conozcan este mundo y lo que se hace aquí dentro", explica Solano. Durante nueve horas al día, los estudiantes participan en numerosas actividades con las que amplían su visión de las distintas disciplinas artísticas y humanísticas, siempre desde una perspectiva lúdica y dinámica.

Además de los conocimientos mostrados de las distintas disciplinas, la iniciativa es una oportunidad para dar otra visión de la universidad entre los jóvenes estudiantes, más allá de los tópicos que se le acreditan. "A través de estas actividades se muestra que la universidad no es un castillo del siglo XIX donde estaban los sabios", matiza Guillermo, quien añade que "la facultad es una institución joven, abierta y relativamente renovada que no está separada de lo que son los ciudadanos de Asturias".

Tras su dos ediciones anteriores, el campus ha superado expectativas, con una demanda por encima de las 40 plazas ofertadas. "Esto demuestra un interés por parte de las generaciones jóvenes, de las que siempre salen malas noticias", expone Solano. Por otro lado, algunas participantes, como Sara Mariño o Rosa Paz Martínez, estudiantes que van a empezar primero y segundo de Bachillerato respectivamente, creen que "está bien para pasar una semana diferente".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook