09 de julio de 2019
09.07.2019

Podemos pone en duda la voluntad de pacto del PSOE, que ve inviable parte del plan podemista

Los socialistas perciben "margen para el acuerdo" tras un primer intento de acercamiento para la investidura entre reproches mutuos de inconcreción

09.07.2019 | 01:03

El PSOE y Podemos no se pusieron de acuerdo ayer ni para valorar el alcance de su propio desencuentro. La primera de la ronda negociadora para la investidura del viernes los encontró a los dos acusándose mutuamente de presentarse con propuestas inconcretas, pero donde Podemos no se atreve a ratificar la voluntad de pacto de sus interlocutores el PSOE llega a atisbar momentos de "sintonía", una palabra que esquivan los morados, y cierto "margen para el acuerdo", una expresión que aquéllos sustituyen por un menos complaciente "estamos prácticamente como ayer, pero un día más cerca de la investidura".

El inicio de la negociación en busca de apoyos para la elección de Adrián Barbón como presidente del Principado, que los socialistas lanzaron ayer en doble reunión con Podemos e IU, fue en la práctica un encuentro armónico con la coalición, que ofrece dos votos insuficientes para la investidura con mayoría absoluta en primera votación, y disonante con la formación morada, cuyos cuatro diputados sí garantizarían los 23 necesarios para que el candidato socialista fuese elegido el viernes, sin esperar al lunes y a una elección con mayoría simple y desprovista de los acuerdos suficientes para estabilizar del todo la legislatura.

De regreso a las fricciones habituales de la pasada legislatura, las dos formaciones coinciden, esto sí, en las quejas por las formas. Podemos lamenta no haber recibido de los socialistas más que "los dos folios" del documento hecho público por el partido el viernes. El PSOE opone que habría tenido la tarea más fácil si los morados hubiesen hecho lo que IU, enviarles de antemano sus propuestas. Se presentaron los dos con sus papeles, con doce líneas estratégicas cada uno, y salieron dos horas después casi como entraron, emplazándose a seguir hablando hoy por la tarde y sin que ninguno explicitase respecto a qué parte de sus listas de deseos estarían dispuestos a ceder.

Gimena Llamedo, secretaria de Organización de la FSA y diputada, representante socialista en la reunión junto a la portavoz parlamentaria, Dolores Carcedo, encontró en la batería de medidas del dodecálogo podemista algunas "bastante generalistas", otras dependientes de administraciones distintas a la autonómica e incluso algunas "de difícil viabilidad" presupuestaria, pero también apreció "algún tipo de punto de encuentro sobre todo en materia de igualdad y brecha salarial, en la prioridad que ambas formaciones damos a la violencia de género, en la necesidad de blindar los servicios públicos o en la importancia de extender la red de internet a las zonas rurales, en la ley de ciencia, la trascendencia del retorno y retención del talento o la oficialidad del asturiano", cuestión ésta para la que, entre otras, Podemos pide plantear de inmediato, "en septiembre", la reforma del Estatuto de Autonomía.

Recitaba Llamedo algunos puntos de los doce que el PSOE llevó como base de partida a la negociación y que Podemos calificó de indefinidos, inconcretos y poco trabajados. Los tres diputados que representaron a la formación, Lorena Gil, Daniel Ripa y Rafael Palacios, lamentaron por ejemplo que el documento socialista despache en una frase de "dos líneas" sus propuestas para "el blindaje de los sistemas de protección en educación, sanidad y bienestar social", que consume "el 68 por ciento del presupuesto del Principado".

Denostaron que la parte contraria no llevase a la reunión más que los dos folios con sus doce medidas y se defendieron de las acusaciones socialistas de presentar una suerte de "carta a los Reyes Magos" con propuestas económicamente inviables. Volvieron a hablar de la gratuidad de la educación infantil y universitaria, de las mil plazas adicionales en sanidad, de la exigencia de retirada del peaje del Huerna en 2021, de reducir las listas de espera en dependencia recaudando 7,7 millones mediante la modificación del impuesto de patrimonio, de los 25.000 empleos del "Horizonte verde" de la economía? Se defienden de las acusaciones de inviabilidad financiera asegurando que sus medidas vienen acompañadas de un estudio de origen del dinero y admiten que algunas dependen de otras administraciones -por ejemplo la supresión del peaje-, pero "si se dice que hay sintonía con el Gobierno de Pedro Sánchez, eso se tiene que notar". "Podemos abrir un debate sobre el gasto", afirma Ripa, ofreciéndose a encontrar partidas ineficientes en la administración y concluyendo que esto "no es un problema de financiación, sino de voluntad". El diputado percibe que el PSOE "no ha hecho bien el trabajo" previo a estas reuniones y le vuelve a pedir "humildad cundo no se tiene mayoría absoluta".

Rafael Palacios ve en su documnento "medidas realistas", con un nivel de exigencia a la altura de "la situación crítica de Asturias y otras fuentes socialistas disienten. Creen sorprendente, en la línea de lo avanzado estos días en una carta muy crítica remitida a la militancia, que Podemos no haya presentado adosado a sus medidas "ningún tipo de informe económico riguroso que las sustente". Gobernar Asturias es, dicen, "algo muy serio y los partidos tienen que ser rigurosos a la hora de hacer propuestas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook