10 de julio de 2019
10.07.2019

PSOE y Podemos se decepcionan entre sí a dos días de la investidura

Los morados ven a los socialistas "igual que hace 44 días" y estos les acusan de "buscar excusas para abstenerse"

10.07.2019 | 00:56

A poco más de 24 horas del debate de investidura del nuevo presidente del Principado, Podemos y PSOE seguían intercambiando papeles, separados y decepcionados los unos de los otros. Los socialistas recibieron a última hora de ayer un documento en el que la formación morada quiso responder a lo que se le pedía, líneas de financiación concretas para sus propuestas, supuesto bálsamo para las fricciones que seguían poniendo seriamente en cuestión, a día de ayer, la búsqueda de apoyos para que el socialista Adrián Barbón sea elegido el viernes con mayoría absoluta en primera votación sin esperar a la segunda, que sólo pide mayoría simple y asegura en todo caso su elección, pero obligaría a esperar al lunes. Los socialistas sí dejaron ayer a punto el acuerdo con IU, pero los dos diputados de la coalición no alcanzan para resolver la investidura el viernes.

Anoche, la secretaria de Organización del PSOE asturiano, Gimena Llamedo, aplazó a hoy, la víspera de la primera sesión del debate, la lectura detenida y la evaluación del escrito mientras aún incitaba a los morados, tras cuatro horas de reuniones en dos días, a "identificar sus prioridades". "Si están incluidas" en el documento, "es porque todas son prioritarias", responde la portavoz de Podemos, Lorena Gil. Llamedo venía de decir que en dos reuniones de dos horas cada una todavía "no se ha abordado ningún tema tan en detalle como para saber dónde está el grado de entendimiento". El secretario general de Podemos, Daniel Ripa, ve "la concreción de las propuestas del PSOE igual que hace 44 días" y otras fuentes socialistas utilizan el retardo en la entrega de documentos para devolver a los morados su misma acusación de "no querer acordar" y de "buscar excusas para abstenerse".

En el PSOE están, dicen, "francamente decepcionados". Del otro lado, también. Podemos manda como prueba de compromiso y seriedad el documento de 15 páginas donde sugiere cómo pagar su plan. La educación infantil gratuita, por ejemplo, con un crédito extraordinario de cinco millones de euros; los 15,6 millones de la Universidad gratuita, con lo recaudado en la lucha contra el fraude fiscal y la rebaja en el treinta por ciento del sueldo de los altos cargos. Hablan de que el profesorado elabore libros de texto -gratuitos-, de ahorrar un millón de euros reduciendo asesores del Gobierno y de pagar los 48 millones de euros que costarían 1.100 nuevos profesionales sanitarios -el PSOE se queja de que el día anterior eran mil- eliminando sobrecostes en farmacia y luchando contra la corrupción en la sanidad. Para rescatar el peaje del Huerna -prorrogado hasta 2050- no descartan un procedimiento judicial y buscarían financiación estatal y europea para pagar su billete de transporte público a un euro o su plan de cercanías.

Con IU, mientras tanto, la negociación es todo dulzura y está a punto de cerrarse. El único punto de fricción está en la demanda de IU de reformar la ley electoral, pero la portavoz de la coalición, Ángela Vallina, no ve ahí una línea roja.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído