15 de julio de 2019
15.07.2019

Barbón, noveno presidente de la democracia en Asturias con los votos del PSOE e Izquierda Unida

El nuevo presidente llamó al diálogo y la responsabilidad "para hacer una gestión cercana, rigurosa, seria y consciente de lo que nos jugamos en Asturias"

15.07.2019 | 10:38

No ha habido sorpresas. Adrián Barbón afronta desde hoy el reto de ser el noveno presidente de la democracia en Asturias. La Junta General del Principado aprobó hoy su nombramiento en minoría y en segunda sesión después de que el candidato socialista (el único que se presentaba a la investidura), no consiguiera el pasado viernes en primera ronda obtener la mayoría absoluta necesaria para poder impulsar su proyecto político. Barbón deberá ahora gobernar con sus 20 diputados y el apoyo de los dos de Izquierda Unida con los que ha firmado un acuerdo. Pero esta suma no llega a los 23 necesarios para sacar adelante presupuestos y leyes.

Durante su intervención Barbón agradeció su papel en la investidura al pueblo asturiano y a los grupos políticos. El nuevo presidente llamó al diálogo y la responsabilidad "para hacer una gestión cercana, rigurosa, seria y consciente de lo que nos jugamos en Asturias". "No soy ni el presidente más joven ni el único que antes fue Alcalde pero sí que soy el primero nacido después de la Constitución Española y eso significa que una nueva generación afronta la responsabilidad de gobernar Asturias de una forma mejor", afirmó el nuevo presidente. Barbón se presentó como un presidente "dispuesto a cometer errores"

La búsqueda de acuerdos, por tanto, será su compromiso para afrontar los retos de Asturias teniendo en cuenta la pluralidad del parlamento. El candidato socialista subrayó el pasado viernes durante su discurso de investidura su intención de tender "sinceramente" la mano a PP, Ciudadanos, Podemos, IU y Foro para avanzar en el diálogo, dejando de lado a los dos diputados de Vox al entender que "desdeñan la lucha por la igualdad, abomina del feminismo, ataca la diversidad y cuestiona el Estado autonómico". Aunque en algunos lugares del país son llave, añadió, "los asturianos y asturianas les han situado en la irrelevancia".



Frente a esta formación, Barbón prometió entonces ser "fiel" al mandato de las urnas y hacer del Gobierno de Asturias "un seguro contra la involución" a través de "la igualdad, el ensanche de las libertades, el robustecimiento del Estado del Bienestar y el apoyo a los más vulnerables". "Asturias tiene que aprender de sus errores. Aspiro a liderar desde el gobierno de la continuidad y el cambio", afirmó Barbón haciendo hincapié en los cinco pilares básicos que regirán su futuro gobierno: crear de empleo, impulsar la industria con la ciencia como base, reforzar de los servicios públicos, continuar en la defensa de la igualdad y la diversidad y afrontar el reto demográfico. En su discurso Barbón llamó a luchar durante los próximos años a favor de una "armonización fiscal" entre comunidades para garantizar el futuro de la financiación autonómica. Respecto al empleo Barbón anunció la creación de dos planes de empleo, uno de ellos dirigido a los jóvenes.



El futuro presidente confirmó la creación de una consejería de Ciencia y anuncia la creación de una ley de ciencia y la extensión de parques tecnológicos. "No podemos esperar que la transformación llegue a las empresas", argumentó. En lo que a industria se refiere Barbón anunció que su primera medida como Presidente será, en caso de que reciba el reconocimiento de la cámara, la petición de un arancel ambiental para defender la industria asturiana. En este sentido Barbón llamó a establecer calendarios claros en lo que a transición energética se refiere. "No se puede dejar atrás a nadie". Respecto a las infraestructuras el candidato se fijó dos grandes objetivos que (aseguró) compatibilizará con grandes objetivos como recuperar los vuelos del aeropuerto o la autopista del mar de Gijón: mejorar las cercanías y ampliar las bonificaciones de la autopista del Huerna.



Las continuas apelaciones al diálogo también llegaron a la oposición y a los alcaldes de todo el Principado para impulsar el área metropolitana central. En Sanidad Barbón se comprometió a establecer un plan para contratar a cuantos profesionales sea necesario para "fijar" contratos en hospitales de difícil cobertura mientras que cumple el decreto de listas de espera. El socialista hizo hincapié además en la necesidad de impulsar la reforma de los hospitales de Cabueñes y Monte Naranco. También prometió un "dentista de cabecera para 7 a 16 años". En lo que tiene que ver con el reto demográfico Barbón llamó a la creación de un Comisionado contra el Reto Demográfico dependiente directamente de la Presidencia "para coordinar todas las medidas encaminadas al mismo propósito. Para asegurar la dotación de equipamientos y servicios en el medio rural, garantizaremos que sigan abiertas escuelas con cuatro alumnos, la extensión del Consorcio de Transportes y la consolidación de la red de consultorios y centros de salud, aparte del reforzamiento de los hospitales comarcales", anunció fijando su compromiso con un gesto: su primera visita como Presidente será a Yermes y Tameza.

El socialista dejó para el final una invitación al consenso para el asturiano. "La invocación al consenso es, en este caso, aún más necesaria. La oficialidad requiere la reforma del Estatuto, que a su vez exige 27 diputados. Ese es el listón y no hay manera de rebajarlo. Por sí sola, la izquierda no asegura la revisión estatutaria ni, por tanto, la oficialidad. Eso debe saberlo toda la ciudadanía. Invito a las cuatro fuerzas de la derecha que abandonen su encastillamiento", afirmó.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído