03 de agosto de 2019
03.08.2019

Barbón: "El pesimismo sobre el sector turístico de Asturias sería a estas alturas de cenizos"

"No ando vendiendo frascos tan etiquetados de ilusión como vacíos de contenido, tenemos sólidas razones para el optimismo", resalta el presidente del Principado

03.08.2019 | 01:00
Barbón, ayer, durante su intervención en la FIDMA; en la mesa, Enrique Rodríguez (consejero de Industria), Marcelino Marcos (presidente de la Junta General), María Luisa Carcedo (ministra de Sanidad), Félix Baragaño (presidente de la Cámara de Comercio de Gijón) y Ana González (alcaldesa de Gijón).
Barbón: "El pesimismo sobre el sector turístico de Asturias sería a estas alturas de cenizos"

El presidente del Principado, Adrián Barbón, está empeñado en transmitir esperanza a los asturianos. Lo hizo en el discurso de investidura, volvió a hacerlo en su primera visita institucional a un concejo, el de Yernes y Tameza, y lo repitió de nuevo ayer, en el discurso que pronunció durante la inauguración de la 63.ª edición de la Feria Internacional de Muestras de Asturias (FIDMA). Sabe que ese mensaje puede provocar que los críticos le reprochen que anda por Asturias, como él mismo dijo ayer, "vendiendo frascos tan etiquetados de ilusión como vacíos de contenido". Pero lo niega tajante: "Defiendo una actitud positiva que nos permita recuperar la confianza en nosotros mismos, y sostengo, además, que tenemos razones sólidas para el optimismo".

Y puso un ejemplo: el acuerdo para la venta de Alcoa al fondo suizo Parter Capital, que ha llegado "después de un proceso tenso, difícil" y que permite lanzar un mensaje claro: "Estamos mejor". Barbón aprovechó para reconocer la implicación de la ministra de Industria, Reyes Maroto, en el proceso que concluyó con la venta de Alcoa. "No trato de distribuir medallas", dijo el Presidente, "pero sí constato que hemos estado, la administración regional, la estatal y la municipal, donde debíamos estar: acompañando a los trabajadores y a sus familias en meses que han sido muy duros"; en definitiva, "haciendo nuestro trabajo". Un trabajo que no acaba, pues Barbón prometió que su gobierno seguirá "vigilante" para que se consolide el nuevo proyecto industrial.

Barbón hizo ayer de vendedor. Vendedor de Asturias o, como el dijo, "en cierta medida, custodio de la imagen de Asturias". Aprovechando que estaba en la Feria de Muestras lanzó una pregunta a los presentes: si tuvieran que colocar a Asturias en el expositor, "cómo lo harían? ¿Hurgarían en sus defectos, enseñarían el peor ángulo o se dedicarían a subrayar sus ventajas, su mejor cara?" Él mismo respondió: "Sin duda, la segunda opción; y yo también lo haré así". Pero matizó que la tarea es "colectiva", de "toda la sociedad asturiana", por lo que llamó a la patronal, a las cámaras de comercio y a todas las asociaciones relacionadas con la actividad empresarial a poner "en el escaparate lo mejor de Asturias, que es mucho".

Barbón dio más razones para el optimismo. Una, el récord turístico del primer semestre, el mejor de la historia. Lo que le animó a decir que "a estas alturas, el pesimismo sobre la capacidad turística de Asturias sería de cenizos".

Más optimismo: "Sumamos setenta meses consecutivos de descenso interanual" del paro registrado y el número de afiliados a la Seguridad Social es el más alto desde 2011.

Pero no hay discurso que se precie en Asturias sin un buen parlamento sobre la industria y sus problemas. Barbón anunció que se reunirá en los próximos días con los sindicatos y la patronal para exigir un arancel ambiental que evite "la desventaja europea frente a la competencia de otros países", y abogó por una transición ecológica "justa, pactada y pautada". Porque, según subrayó, la "gran prioridad" de su gobierno es "la consolidación de la industria como piedra angular de nuestra estructura económica".

El Presidente admitió que su intervención tenía "debilidades", y fue en este punto en el que aprovechó para echar la culpa de casi todo a la ausencia de acuerdo para que haya gobierno en España. "Hace falta que España tenga un gobierno en plenitud". Porque "el bloqueo irresponsable que sufre España tiene consecuencias reales, tangibles", "no es un juego de retórica ni un simulacro. El bloqueo político es perjudicial para Asturias", añadió Barbón, que puso cuatro ejemplos: la conclusión de la Variante y el plan de vías, el despliegue de los fondos mineros o la aprobación del Estatuto de las Electrointensivas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído