06 de agosto de 2019
06.08.2019

Adif inicia el trámite de expropiaciones para construir taludes en Parres

El proyecto calcula que las fincas afectadas en Arobes suman 17.000 metros cuadrados

06.08.2019 | 01:00

El Ministerio de Fomento ha sacado a información pública, a efecto de expropiaciones, el proyecto de refuerzo de taludes en un tramo ferroviario situado a la altura de Arobes (Parres), donde el temporal del pasado mes de enero provocó un argayo que mantuvo cortada la línea de Feve entre Santander y Oviedo y obligó a realizar el traslado de pasajeros por carretera entre Llanes e Infiesto. El desbordamiento del río Piloña provocó que el agua se "comiera" el terreno sobre el que se asentaban las vías de Feve, dejando suspendido en el aire un tramo de casi 30 metros de raíles.

El "Boletín Oficial del Estado" (BOE) publicó ayer el anuncio del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) indicando que el periodo de información pública y de presentación de alegaciones se prolonga durante quinces días hábiles, que empiezan a contar hoy. Las expropiaciones que indica corresponden a los propietarios de 772 metros cuadrados y al Ayuntamiento de Parres, como dueño de cuatro fincas que suman 17.000 metros cuadrados de terreno.

El argayo de Arobes (Parres) se convirtió en el caso más preocupante para Adif, ya que al cortar el tráfico ferroviario se impedía el transporte de 800 toneladas diarias de bobinas de Arcelor desde Trasona, en Avilés, hasta Etxabarri (Vizcaya); de más de 400 toneladas al día entre Xove (Lugo) y Amorebieta (Vizcaya); y de unas 1.200 toneladas al mes de madera entre la misma localidad lucense y Lasarte (Guipúzcoa).

Las primeras operaciones de reparación se centraron en proteger la zona de la erosión que sigue produciendo el cauce, para lo que se acordó construir una escollera y después una zapata sobre la que aplicar el relleno.

Sin trenes

La falta de trenes obligó ayer a suspender el servicio que salía a las 16.10 horas de Santander con destino a Asturias, según confirmó una portavoz de la compañía ferroviaria. La solución pasó por trasladar a los pasajeros por carretera desde su origen en la capital cántabra hasta Llanes, para luego continuar en tren.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook