06 de agosto de 2019
06.08.2019

FADE y sindicatos urgen a Barbón a cambiar la concertación con inversiones "evaluables"

Los agentes sociales ven sintonía en su primera reunión con el Presidente y le emplazan a negociar en septiembre la nueva versión de los acuerdos

06.08.2019 | 01:00
Por la izquierda, Belarmino Feito, Adrián Barbón, José Manuel Zapico y Javier Fernández Lanero, ayer, en el despacho del presidente del Principado.

Con una cierta premura, porque "en Asturias no estamos para retrasos", los sindicatos y la patronal emplazaron ayer al presidente del Principado a abrir una nueva etapa en los acuerdos de concertación social, el instrumento que permite a los agentes sociales intervenir en las prioridades inversoras de la Administración autonómica. En un primer encuentro cordial y según la parte social de avenimiento generalizado, Adrián Barbón tomó contacto ayer con las demandas del presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), Belarmino Feito, y los secretarios generales de los sindicatos UGT y CC OO, Javier Fernández Lanero y José Manuel Zapico, respectivamente.

Los tres encontraron sintonía -el Presidente no valoró la reunión- en torno a unas reclamaciones que Zapico sintetizó en la necesidad de "armar el diálogo social sobre tres andamios": uno pide consensuar las prioridades sociopolíticas de la región, otro pretende recuperar el Consejo Económico y Social (CES), que fue suprimido por mandato de la Junta en la pasada legislatura y vuelve a necesitar consenso político suficiente para resucitar en ésta, y el tercero reclama del Gobierno unos acuerdos de concertación cuya condición fundamental los quiere distintos a los del pasado inmediato. Aprovechando el cambio de ciclo, de Gobierno y de presidente, los agentes sociales llevaron ayer a su primer encuentro con Barbón un requerimiento para "revisar el modelo y adaptarlo a la realidad de los nuevos tiempos", resume Feito. Si se concreta más, La receta resulta similar a la que la patronal y los sindicatos llevaron ya hace al menos tres años a la negociación del modelo vigente, donde es de suponer que fue desoída.

Quieren que sea "útil y eficaz", resume Lanero. "Y para eso parece lógico", confluye Zapico, "que deba plantearse por objetivos, consensuar un análisis de situación de la región y trabajar en torno a acciones concretas y objetivos que sean temporalizables, tengan presupuesto concreto y plazos y sean evaluables". El encargo se parece mucho al que los agentes sociales hacían a finales de 2015, en la negociación de un modelo de concertación que la patronal rechazaban como "un mero reparto de dinero" y pedía que el resultado de las actuaciones pudiera ser "medible".

Ahora, el propósito de resucitar esa versión más controlable, viva y "ágil" de un concepto de concertación "más eficaz y menos farragoso" encuentra a un presidente que "comparte la conveniencia de revisar ese modelo" y exige empezar a perfilarlo cuanto antes. Todavía no se habla de dinero -el acuerdo 2016-2019 movilizó 1.742 millones de euros, a razón de 435 al año-, pero el tiempo sí apremia. Recuerdan que la vigencia del compromiso actual expira el 31 de diciembre, que lo deseable sería tenerlo en vigor el 1 de enero -el anterior no se firmó hasta mayo- y empezar en septiembre "a discutir el modelo", antes de entrar a las medidas concretas.

Quedan trazadas ya, no obstante, las líneas maestras del que se adelanta como uno de los desafíos del mandato de Barbón. De entrada, del primer apretón de manos y el encuentro que ayer dio una salida aún muy preliminar al proceso, la parte social de la mesa percibe lo que Belarmino Feito llama "una alineación total en los temas que de verdad importan. Es un punto de partida que tiene que invitar al optimismo". Lo que de verdad importa, así lo acordaron todos ayer, pone el foco y tiende la mano para los acuerdos y la fuerza conjunta sobre industria y transición energética, con un estatuto de la industria electrointensiva que para ser aprobado necesita el desbloqueo de un gobierno activo en Madrid, recordó Lanero; sobre una financiación autonómica en la que "Asturias no puede quedar atrás" y una búsqueda de consensos para la finalización de las infraestructuras pendientes o el área metropolitana.

No debe esperar a la concertación, por lo demás, el "asunto prioritario" de la formación. Sindicatos y patronal piden a Barbón en este punto lo que no consiguieron del gobierno de Javier Fernández, agilizar el decreto que debe dar de paso el programa experimental de la FP dual, con sus 120 plazas y su atasco burocrático que impedirá su inicio en este septiembre. Se lo reclaman a sabiendas de que no es ésta la solución definitiva, sino únicamente la palanca para la obtención un objetivo mucho más ambicioso, en palabras de Feito "abordar sin más dilación un nuevo modelo formativo que dé respuesta a las necesidades de las empresas y a las de empleabilidad y formación para el empleo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído