08 de agosto de 2019
08.08.2019

Restablecidos los 120 kilómetros por hora de velocidad máxima en parte de León-Benavente

La mejora del firme en la calzada en sentido Asturias ha permitido a Fomento anular el límite de 100 km/h que rigió durante un año y medio

08.08.2019 | 01:01
Zona en obras del tramo León-Benavente de la autovía Ruta de la Plata.

El tramo León-Benavente de la autovía Ruta de la Plata (A-66) ha vuelto a la normalidad. O casi. Porque en buena parte del trayecto, muy utilizado por conductores asturianos (es, con mucha diferencia, el más utilizado para la conexión con Madrid), ha desaparecido la limitación de velocidad a 100 kilómetros por hora, que se mantenía desde hacía un año y medio. La finalización de las obras de mejora del firme en buena parte del trayecto ha permitido colocar de nuevo las señales de 120 kilómetros por hora como velocidad máxima en la autovía en la calzada con destino a Asturias. Pero no será en todo el tramo, pues aún resta por ejecutar la mejora en un trayecto de una veintena de kilómetros.

El Ministerio de Fomento considera que los trabajos realizados hasta ahora hacen innecesario rebajar la velocidad máxima por razones de seguridad. El departamento que encabeza en funciones José Luis Ábalos decidió rebajar el límite de 100 kilómetros por hora por los numerosos baches y grietas que presentaba el tramo Las obras de mejora (reposición de la capa de rodadura) han afectado hasta el momento a la plataforma izquierda de la autovía. La velocidad de 120 kilómetros por hora se ha recuperado entre los enlaces con la carretera de Ribaseca y los entronques de la A-66 con la AP-66, la LE-30 o la León-Astorga, según reveló "El Diario de León". El aumento de la velocidad máxima afecta también al punto kilométrico en el que está colocado uno de los radares que más sanciones genera de España. Las obras de mejora del tramo León-Benavente comenzaron hace ahora justo un año y, una vez concluidas, supondrán una inversión de 6,5 millones de euros. Los trabajos prevén la mejora de la capa de rodadura en los 53,2 kilómetros que separan León del límite con Zamora, un tramo que registra unos 20.000 usuarios al día de media. Las obras permanecieron paradas cerca de seis meses durante el período invernal y se reanudaron en abril.

Los técnicos advirtieron desde el primer momento que el problema de ese tramo de autovía era estructural, así que la solución pasa por demoler el firme, excavar a más profundidad y volver a hacer el asfaltado nuevo por completo, capa a capa. Las obras incluyen también instalación de tuberías para asegurar el buen drenaje y evitar así que se vuelvan a producir abombamientos, hundimientos y que el asfalto se cuartee.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído