09 de agosto de 2019
09.08.2019

El AVE a Asturias, más cerca: Adif AV adjudica los desvíos del tramo de León a La Robla

Los cinco aparatos de vía limitarán la velocidad máxima de los trenes a 200 kilómetros por hora

09.08.2019 | 01:04
El AVE a Asturias, más cerca: Adif AV adjudica los desvíos del tramo de León a La Robla

El anuncio de Adif Alta Velocidad, ayer, de que ha adjudicado por 1,46 millones de euros los desvíos ferroviarios del tramo León-La Robla tiene una parte buena y otra regular. La buena, que la variante de Pajares está un poco más cerca y que sigue siendo posible que la obra concluya dentro de un año, como ha anunciado el Ministerio de Fomento; la regular, que esos desvíos limitarán la velocidad máxima de los trenes en la vía principal a 200 kilómetros por hora (y hasta a 45 por hora en las vías desviadas), lo que, unido a la necesidad de frenar en el futuro cambiador de anchos de Campomanes (Lena), convertirá la conexión AVE a Asturias en una de las más lentas de la península, al menos, mientras se mantenga el triple hilo o tercer carril (desaparecerá cuando se adopte definitivamente el ancho AVE en toda la red, como máximo en 2030, según ha establecido la Unión Europea).

La previsión es que, una vez abierta la Variante, el trayecto entre Madrid y Pola de Lena sea cubierto a una velocidad media de 174 kilómetros por hora, solo por delante de los tramos Madrid-Granada (172) y Madrid-Zamora (161), y muy por detrás de trayectos como Madrid-Barcelona (248 kilómetros por hora), Madrid Valencia (234) o Madrid Málaga (214). La velocidad media entre Madrid y Oviedo tras la apertura de la Variante se quedará en 154 kilómetros por hora, ya que entre Campomanes y la capital asturiana el AVE tendrá que circular por la actual vía convencional de ancho Renfe. El AVE a Asturias, no obstante, será más rápido que buena parte de las líneas de alta velocidad europeas, como Ámsterdam-Bruselas (118 kilómetros por hora), Colonia-París (146), Ámsterdam-París (153), y Barcelona-París y Berlín-Hamburgo (166).

El triple hilo tiene la culpa: su ventaja es que permite circular tanto a trenes AVE como a convoyes de ancho Renfe (de momento el único que utilizan los mercancías), mientras que su inconveniente es que exige limitar la velocidad, sobre todo, en los desvíos. Normalmente, los trenes pueden circular por los desvíos a la misma velocidad por la vía principal, pero deben reducir la velocidad para entrar en una vía desviada.

El tramo León-La Robla, donde arranca la Variante dispondrá de doble vía, una con ancho mixto (AVE y Renfe) mediante el sistema de triple hilo, y otra con ancho Renfe sobre traviesa polivalente, lo que permitirá mudar a ancho AVE en solo unos días cuando se haga necesario. El proyecto de renovación y adaptación de este tramo incluye la supresión de pasos a nivel, cerramiento de la línea, renovación de traviesas, instalación de tercer carril y adecuación de la línea aérea de contacto (catenaria) al sistema de tres hilos.

La implantación del tercer carril permitirá dar continuidad a las vías en ancho AVE, que en la actualidad finalizan en León, hasta Campomanes. El objetivo es rebajar sensiblemente el tiempo de viaje entre Asturias y la Meseta.

El contrato de suministro y transporte de desvíos ferroviarios (aparatos de vía que permiten la bifurcación de una línea), ha sido adjudicado a la empresa JEZ Sistemas Ferroviarios por 1.462.018,77 euros (IVA incluido). El contrato incluye la fabricación, premontaje, comprobación en taller y transporte hasta el lugar de instalación de cinco desvíos. Asimismo, son objeto del contrato el asesoramiento durante las fases de instalación; la realización de las operaciones finales de ajuste y el suministro de componentes de reposición. En el futuro Adif AV tendrá que licitar el montaje de los aparatos de vía.

Son, en concreto, cinco: dos desvíos o semiescapes de ancho mixto (válidos para ancho AVE y ancho Renfe), aptos para velocidades máximas de hasta 60 kilómetros por hora por vía desviada; dos desvíos convencionales, en ancho Renfe o AVE para 50 kilómetros por hora como máximo por vía desviada; y un desvío convencional con limitación de la velocidad a 45 por hora por vía desviada. En todos los casos la velocidad máxima por la vía directa será de 200 kilómetros por hora, solo 40 por hora superior a la velocidad de diseño que tiene el tramo desde hace 25 años. En otros trayectos AVE españoles sin triple hilo la velocidad máxima en los desvíos puede situarse hasta en 300 kilómetros por hora en las vías directas, mientras que en las vías desviadas se pueden alcanzar los 220 kilómetros por hora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído