12 de agosto de 2019
12.08.2019
Contenido exclusivo para suscriptores
El momento en el que una gran tromba de agua descarga en Oviedo, en la calle Federico García Lorca.

Domingo de contrastes: sol y chaparrones a la misma hora en Asturias debido al aire oceánico

Las tormentas se ceban con Oviedo, donde una gran tromba de agua dejó más de 5 litros por m2 en quince minutos l La lluvia acaba con el fuego en Valdés

12.08.2019 | 00:38 Un artículo de

Dos de la tarde. Sol en Gijón, descomunal tromba de agua en Oviedo. Claridad en Gijón, oscuridad y rayos en Oviedo. Muchedumbre en Gijón, calles desiertas en Oviedo...

Asturias vivió ayer una jornada de contrastes, con tormentas especialmente intensas en la capital, debido a la llegada de aire oceánico. En tan sólo quince minutos, las nubes descargaron al mediodía más de cinco litros por metro cuadrado. Por la tarde, los truenos y los chubascos se extendieron por prácticamente toda la región. Las fuertes precipitaciones ayudaron a extinguir el incendio forestal del valle de San Pedro, en Paredes (Valdés), que los bomberos lograron estabilizar el sábado después de quince horas de lucha contra las llamas. El fuego, que no causó daños humanos ni materiales, estuvo a treinta metros de las casas. Para hoy se esperan lluvias débiles y dispersas, que serán más probables en el litoral por la mañana y en la Cordillera por la tarde. El martes, día de playa asegurado.

Arriba, un coche atraviesa Montecerrao, en Oviedo, en plena tormenta. Sobre estas líneas, aspecto del puerto deportivo de Gijón a la misma hora. | Á. González/ S. F. L.

Tras varias horas en las que la precipitación estuvo restringida al mar frente a la costa, al final de la mañana de ayer comenzaron los chubascos sobre Asturias acompañados de descargas eléctricas. La mayor tromba de agua cayó en Oviedo pasadas las dos de la tarde. Fue corta pero intensa: en quince minutos se registraron 5,2 litros por metro cuadrado. La tormenta sorprendió sin paraguas a numerosos turistas, pese a estar activada la alerta amarilla -el segundo nivel- por fuertes lluvias. Los chubascos colapsaron las alcantarillas en algunos puntos de la ciudad y los rayos dañaron los sistemas eléctricos de algunas viviendas.

Explicación del fenómeno

Y mientras en unos sitios caía agua a raudales, en otros lucía el sol, como sucedió en la costa. A las cuatro y media llegó el segundo gran chaparrón, aunque éste ya se extendió por buena parte de Asturias. La estación de Oviedo fue la que más litros de lluvia registró a lo largo del día: más de 11. El delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Ángel Gómez, explica que los chaparrones se produjeron por "la entrada en niveles medios y altos de una vaguada (zona alargada de baja presión atmosférica) y la llegada en superficie de aire oceánico que se inestabiliza al llegar a tierra".

Efectivos de bomberos, ayer trabajando en el incendio forestal de Paredes (Valdés). | SEPA

En Valdés esperaban "ansiosos" la lluvia, que ayudó a sofocar el incendio de valle de San Pedro, en Paredes. A las 11.12 horas, el director de extinción dio por controlado el fuego y la Consejería de Presidencia reducía el nivel de emergencia del Plan de Incendios Forestales en el Principado (INFOPA), activado desde el sábado.

Efectivos de bomberos de Valdés y Pravia, junto a empresas forestales, trabajaron durante toda la noche en la zona. A primera hora de ayer continuaron las labores, a las que se sumó el Jefe de Bomberos del SEPA de la Zona Noroccidental, bomberos de los parques de Valdés, Barres, Pravia, Avilés y La Morgal, dos cooperativas forestales y dos helicópteros multifunción de bomberos. En Paredes trabajaron 22 efectivos con 7 autobombas, además de una máquina bulldozer y una "mini retro". "Por suerte, no hubo que lamentar daños humanos ni materiales más allá de la masa forestal quemada, de la que aún no tenemos datos. Llovió con fuerzas durante la tarde, pero fue un susto grande para los vecinos. Las llamas estuvieron a treinta o cuarenta metros de casas aisladas", comentó el alcalde de Valdés, Óscar Pérez.

Hoy seguirán las lluvias en el Principado, aunque serán débiles y, en el caso del litoral, se limitarán a la mañana. Las temperaturas mínimas (15 grados) descenderán en la Cordillera y se mantendrán con pocos cambios en el resto de la región al igual que las máximas, que rondarán los 20 grados. Para el martes se espera sol en toda la región -los cielos estarán completamente despejados por la tarde- y aumento de temperaturas. El resto de la semana habrá un poco de todo: el miércoles, nubes y sol; y el jueves podrá llover débilmente, sobre todo, en la costa oriental.