16 de agosto de 2019
16.08.2019
FIDMA

El certamen afronta su recta final con un aumento del 5% de ventas en taquilla

Las actividades feriales superarán la afluencia de 2018 al crecer también la compra de invitaciones por parte de expositores, según la Cámara de Gijón

15.08.2019 | 23:38
Público ayer en la Feria.

La Feria Internacional de Muestras de Asturias (FIDMA) va camino de superar en afluencia de público a la edición del año pasado, según explican desde la dirección del certamen, al haber constatado que hasta la fecha se ha incrementado en un 5% la venta de entradas en taquilla respecto al mismo periodo de 2018.

La venta en taquilla es "el termómetro" para la Cámara de Comercio de Gijón -entidad organizadora del evento- de cómo transcurre cada edición de FIDMA. En este caso, además, no sólo está aumentando la venta en taquilla, sino que también se está superando la venta de invitaciones a los expositores. Muchas de las empresas que están en la Feria adquieren paquetes de invitaciones para agasajar a sus clientes. En esta ocasión varios de los expositores han adquirido nuevos paquetes tras agotar los que inicialmente habían solicitado.

Desde la Cámara de Comercio se destaca que las ventas y los contactos de los expositores con los potenciales clientes suelen fluctuar de forma pareja a la afluencia de público al ferial.

Eso no implica que los días de mayor afluencia sean los de más ventas. Lo habitual es que el público acuda en más de una ocasión a la Feria, primero para mirar y comparar y posteriormente para comprar. También se producen compras compulsivas, incluso en productos como los coches, dándose casos de visitantes turistas que han adquirido algún modelo en la Feria debido a los precios en oferta que se están ofreciendo, explican desde la organización del certamen.

Además de visitantes de toda Asturias, la Feria Internacional de Muestras también atrae a numeroso público procedente de provincias cercanas. El día dedicado a los jubilados, por ejemplo, acuden en cada edición a FIDMA autobuses de numerosos pueblos de León, Galicia y Cantabria. La Feria había incentivado hace años esas visitas, costeando parte de los autobuses fletados por jubilados, práctica a la que puso fin en 1990, pese a lo que en los pueblos se siguieron organizando las excursiones. Las del día del jubilado no son las únicas excursiones de ida y vuelta en el día para visitar la Feria. Este año, por ejemplo, también han acudido visitantes de Benavente, que se ha estrenado este año con un stand en el recinto ferial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook