22 de agosto de 2019
22.08.2019

Bajo la sombrilla en Asturias...

Los termómetros superarán mañana los 30 grados en el interior de la región por la visita de un anticiclón que traerá también fuerte viento

21.08.2019 | 23:14
Bañistas ayer en la playa Palmera de Candás.

Vuelve el sofoco a Asturias en la recta final de agosto. Después de una primera quincena con más nubes que sol, una nueva ola de calor bañará la región hasta el sábado. Los termómetros superarán los 30 grados mañana en concejos del interior como consecuencia de la entrada de aire cálido del sur. Hoy, según el pronóstico de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), al buen tiempo y a la subida de temperaturas -hasta 29 grados en Cangas del Narcea-, se sumará un tercer ingrediente: el viento. Como ayer y el martes, soplará el nordeste, agitando el Cantábrico, cuyas aguas están estos días "como el caldo", tal y como afirman los bañistas; rondan los 20 grados centígrados. El mercurio subirá hoy hasta los 26 grados en Luarca, que celebra el día grande de una de las romerías más populares de la región: la de San Timoteo.

La explicación técnica de por qué Asturias pasó de la lluvia y los cielos encapotados del domingo al sol picante y la playa del martes es un "anticiclón elongado al norte de la Península Ibérica, que ocupa el mar Cantábrico y llega hasta el centro de Europa". "Esto hace que el viento en el Principado sea del noreste y a veces del este, no entrando aire fresco del interior del Atlántico", detalla Ángel Gómez, delegado territorial de la Aemet. Además, continúa, "en niveles medios y altos de la atmósfera el aire es cálido, por lo que la nubosidad será escasa y el sol calentará el suelo bastante". Mañana el anticiclón abandonará el Atlántico para introducirse en el interior de Europa. Eso "nos traerá momentáneamente aire más cálido del sur y subirán bastante las temperaturas máximas". Se espera que Oviedo llegue a los 32 grados, Mieres y Tineo a los 33, y Cangas del Narcea a los 34.

Otro domingo lluvioso

Pero las lluvias volverán. Y, otra vez, de domingo -el tercero consecutivo-. Según detalla el meteorólogo Ángel Gómez, "esperamos que el viento la tarde del viernes cambie a dirección norte y permanezca así durante el fin de semana con lo que las temperaturas máximas bajarán progresivamente, pudiéndose producir precipitaciones el domingo debido a la llegada de un frente ya muy debilitado y una vaguada con aire algo frío en niveles medios y altos de la atmósfera".

Ayer fue día de playa y piscina, aunque el viento sopló con ganas como en la jornada anterior. De hecho, la estación del Cabo Peñas registró una racha máxima de 63 kilómetros por hora. La temperatura máxima, por su parte, fue de 26 grados en San Antolín de Ibias y la mínima, de 7,3 grados en Pajares- Valgrande.


...con el paraguas en Alicante

El mayor chaparrón estival en 160 años. Alicante registró en solo una noche más de 140 litros por metro cuadrado, según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), cuyo portavoz explicó ayer que las precipitaciones torrenciales que se producen "normalmente en otoño" se adelantaron este año a agosto. El temporal provocó graves inundaciones en la provincia -25 garajes y bajos anegados en las proximidades de la playa de San Juan-, caídas de árboles, cornisas y hasta muros, y obligó además a prohibir el baño en arenales como Postiguet, en Alicante, o La Malvarrosa, en Valencia. Las tormentas se cebaron con toda la Comunidad y también con la vecina Murcia.



Entre la media noche del martes y las nueve de la mañana de ayer se registraron 141 litros por metro cuadrado en Pego (Alicante), 124 en Rojales (Alicante) y 86,8 en Alicante ciudad. Según la Aemet, ayer fue "el día más lluvioso durante los meses de verano desde que hay registros en Alicante", lo que significa que "nunca antes" en temporada estival llovió tanto allí en 160 años, ya que se recogen datos en esa provincia desde 1859. La Dirección General de Protección Civil y Emergencias mantiene la alerta por lluvias y tormentas generalizadas en Castilla La Mancha, Aragón y Comunidad Valenciana, y la amplía a numerosas zonas del centro y del sureste peninsular. En Tarragona, para esta madrugada se esperaban 40 litros por metro cuadrado.

La Policía Local y los Bomberos de Alicante recibieron ayer más de setenta avisos relacionados con el temporal. Los principales incidencias se registraron en la línea de costa, entre San Juan, Albufereta y Urbanova. Algunas playas tuvieron que ser cerradas al baño debido a arrastres o vertidos de colectores, mientras que otras perdieron grandes cantidades de arena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook