28 de agosto de 2019
28.08.2019

Asturias, sin rastro de polillas desde enero, podría plantar patata en 2020

El consejero de Desarrollo Rural, abierto a levantar la prohibición de sembrar tubérculo al no hallarse presencia de la plaga en siete meses

28.08.2019 | 00:29
Asturias, sin rastro de polillas desde enero, podría plantar patata en 2020

Siete meses sin rastro de la polilla de la patata en Asturias. La feroz plaga que obligó al Principado a prohibir el cultivo de tubérculo en trece municipios asturianos ha remitido hasta el punto de que no se capturan este tipo de insectos desde principios de año. La última trampa que dio positivo fue el 23 de enero en el concejo de Pravia. De seguir esta evolución positiva, la Consejería de Desarrollo Rural, Agroganadería y Pesca levantará las restricciones en 2020, según anunció ayer en Oviedo su titular, Alejandro Calvo, durante la presentación de la última edición del certamen del Queso Casín, que se celebrará el próximo sábado en Campo de Caso.

El Consejero explicó que la plaga de la patata "está teniendo una evolución positiva, porque no hay capturas desde el mes de enero, aunque se siguen manteniendo los controles y el trampeo". De mantenerse esta situación, "se podrán ir levantando las restricciones a lo largo del próximo año", concretó Alejandro Calvo. Es decir, se podrá a volver a plantar tubérculo en toda la franja costera de la región, la más afectada por el insecto. En 2017, año de mayor extensión de la plaga, se capturaron un total de 2.800 polillas.

Los concejos afectados

Para luchar contra la mariposa, el Principado prohibió por primera vez entre 2016 y 2017 la siembra de patata en trece concejos: Vegadeo, Castropol, San Tirso de Abres, Taramundi, Tapia de Casariego, Coaña, El Franco, Navia, Valdés, Cudillero, Pravia, Muros de Nalón y Gijón. La presencia de la polilla en el centro de Asturias se detectó en la parroquia gijonesa de Monteana en marzo de 2017. La Consejería de Desarrollo Rural, entonces dirigida por María Jesús Álvarez, fijó como zonas "tampón" o limítrofes otros municipios, donde se intensificaron los controles. Concretamente, en Santa Eulalia de Oscos, Villanueva de Oscos, Illano, Boal, Villayón, Tineo, Salas, Candamo, Soto del Barco, Castrillón, Llanera, Illas, Corvera, Avilés, Carreño, Gozón, Siero, Noreña y Villaviciosa. El Principado también obliga desde noviembre de 2017 a los productores de patata de Colunga, Caravia, Ribadesella, Llanes y Ribadedeva a declarar cuáles son las parcelas en las que plantan.

La polilla guatemalteca llegó en 2015 a Galicia desde Canarias y desde la comunidad vecina saltó al occidente de Asturias. Esta plaga es muy peligrosa porque no se expande sólo en los cultivos, sino también en los almacenes, y aunque las patatas afectadas no son venenosas no son aptas para el consumo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído