30 de agosto de 2019
30.08.2019

Los trabajadores de Microsoft usarán una aplicación asturiana

"Desde aquí se puede", dicen los dueños de Zapiens, la firma regional que diseña robots para resolver dudas a empleados

29.08.2019 | 23:19

Una empresa "pequeñina" asturiana, como afirma con orgullo su fundador, fichada por el gigante Microsoft. La compañía tecnológica con base en Estados Unidos utilizará a partir de ahora una aplicación de gestión del conocimiento diseñada por la firma regional Zapiens. Se trata de un robot capaz de dar respuesta a las dudas de los trabajadores a la vez que formación, y que ya usan compañías como Vodafone. La buena noticia, que por lo pronto supondrá una inyección de 25.000 euros, la dieron ayer Daniel Suárez e Iván Arrizabalaga, socios fundadores de Zapiens, durante la visita del consejero de Ciencia, Innovación y Universidad, Borja Sánchez, a su sede de Oviedo. "Es una manera de demostrar que desde aquí se puede", manifestaron los responsables de la firma, que abrirán pronto oficina en Pola de Somiedo.

La tecnológica Zapiens nació hace tres años y medio y desde entonces no ha parado de crecer. Hoy cuenta con casi 40 trabajadores, fundamentalmente en Asturias, aunque repartidos por otras parte del mundo. Son ingenieros, economistas, psicólogos, sociólogos, antropólogos y hasta biólogos. Entre todos han diseñado una aplicación, que incluye la última tecnología, para dar respuesta a las dudas de los trabajadores de cualquier compañía. "Y si no sabe contestar, el robot, que ese es nuestro superpoder, es capaz de predecir qué empleado conoce la respuesta", agrega el somedano Daniel Suárez. "En un futuro, para destacar sobre otra empresa, lo más importante ya no será la maquinaria o la logística, sino el conocimiento de sus empleados", explica Iván Arrizabalaga. Su tecnología ya la aplican Vodafone, Sap, Slack o Salestorce, entre otros.

Una casa, no una oficina

La sede principal de Zapiens no es una oficina, sino una casa ubicada en Las Mazas, en San Claudio (Oviedo). A ella llega talento extranjero atraído por su apuesta diferente. "Nosotros en sueldos no podemos competir, pero sí en cultura, en libertad, en flexibilidad... Si vas a otra tecnológica estás trabajando en un polígono", apunta Suárez. A lo que agrega: "Estamos todo el día llorando y esta región es maravillosa, hay mucho talento. Tenemos que creérnoslo". Aunque cada año suma nuevos clientes, los dueños de Zapiens tienen claro que de Asturias no se moverán. "Somos muy cabezones", confiesan. El fichaje, hace apenas dos semanas, de Microsoft llegó a través de Google, que fue quien se fijó primero en la tecnología asturiana. Ese salto se traducirá en que la multinacional utilizará su aplicación para formar a los trabajadores y que pondrá a su disposición un equipo de I+D+i para mejorar el producto.

El Consejero de Ciencia, Borja Sánchez, se interesó ayer por la trayectoria de Zapiens con la intención, dijo, de "estudiar política que puedan ayudar al emprendimiento, al autoempleo y la fijación de empleo de alta calidad". "Desde el Gobierno tenemos claro que una de nuestras apuestas será la tecnología; una buena conexión que facilite empleos. Nuestro mayor reto es generar masa crítica de empresas y, sobre todo, empleos bien remunerados y de un nivel tecnológico alto para poder atraer a trabajadores de cualquier parte del mundo. Y Zapiens va por esa vía", manifestó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído