04 de septiembre de 2019
04.09.2019

Barbón promete a los ayuntamientos colaborar para mejorar su financiación

El Presidente garantiza una presión "numantina" para que el Estado les deje gastar el superávit y "examinará" un aumento de los fondos autonómicos

04.09.2019 | 00:17
Barbón promete a los ayuntamientos colaborar para mejorar su financiación
Foto de familia del municipalismo asturiano.

Adrián Barbón puso el gesto y la palabra en lo que espera que sea "el inicio" de una hermosa amistad. Ayer, delante de casi todos los alcaldes y alcaldesas de la región, el presidente del Principado bautizó aquello, rotundo y solemne, con un "esto es una cumbre, un encuentro al más alto nivel, porque el municipalismo no puede ser un elemento ajeno a la construcción de Asturias" y su escenificación es una foto superpoblada de un presidente con más de setenta alcaldes. Desde su experiencia de antiguo titular de alcaldía, el nuevo jefe del Ejecutivo autonómico quiso pedir ayuda y tender la mano, implicar a los regidores en sus grandes desafíos y tratar de inaugurar una etapa de colaboración y entendimiento mutuo que ayer abrió diciendo a sus interlocutores que sí a algunas de las grandes demandas que le trajeron. Acepta, y promete, colaborar para mejorar su financiación, tanto para empujar con "presión política" en lo que dependa del Gobierno central como para "examinar" o estudiar los incrementos de fondos que atañen directamente a su Gobierno.

A cambio, pide ayuda frente al reto demográfico y trata de implicar a los munícipes encareciéndoles a instituir en el seno de la Federación Asturiana de Concejos (FACC) un grupo de trabajo del que descargue una "lluvia de ideas" contra la honda depresión de la demografía del Principado. Fueron aproximadamente "tres horas de reflexión" tras las que que las dos partes agradecieron las palabras y los gestos y las manos tendidas hacia la cooperación institucional. En el palacio Conde de Toreno de Oviedo, con 75 de los 78 concejos representados -cuestiones de agenda o vacaciones disculparon las ausencias de Ribadedeva, Tineo y Villayón y otros alcaldes mandaron representantes en su lugar-, el Presidente proclamó que no entiende Asturias "sin sus alcaldes y concejales" y empezó con un sí, rotundo, a la petición económica fundamental sobre los 500 millones de euros ahorrados en los bancos que los ayuntamientos tienen retenidos y sin gastar por las restricciones legales heredadas de la crisis, la regla de gasto y la prioridad del pago de la deuda.

Desatarles las manos es tarea que compete al Gobierno central y a la petición de complicidad replica Barbón que "voy a hacer una apuesta casi diría numantina para que se deje utilizar el superávit presupuestario que se ha acumulado en los últimos años en el municipalismo asturiano". Promete así "toda su presión política para intentar convencer de que esa inversión en la política y las personas es más necesaria que nunca en estos momentos" y "apoyo" para que la negociación de modificación de la financiación local discurra "en versión paralela" a la del cambio del modelo de financiación autonómica.

La agenda que sale de la "cumbre" anota además "una reforma legal que simplifique el funcionamiento administrativo de los ayuntamientos" y una respuesta para la pregunta sobre la ampliación del fondo de cooperación local. A la petición de los ayuntamientos de incrementarlo -de regreso desde los siete millones de este año a los once que tenía antes de la crisis- contesta que "examinará" la subida "en los próximos presupuestos del Principado de las partidas que van directamente ligadas a los municipios", hablando del fondo mentado pero también de "otras propuestas que me han planteado al respecto", como la institución de un fondo adicional para atender los efectos de las emergencias o catástrofes naturales y la recuperación de una partida específica para municipios menores de 5.000 habitantes que existió antes de 2013 y que también se comió la crisis.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído