05 de septiembre de 2019
05.09.2019

La Junta reduce plenos y comisiones e inicia el curso retomando la fractura interna

PSOE, PP, IU, Foro y Vox respaldan el funcionamiento de la nueva Cámara frente a los recelos de Podemos y Cs por el recorte del control al Gobierno

05.09.2019 | 00:36

Cuando el trabajo político volvió a la Junta, los portavoces dedicaron tres horas a discutir la organización de su trabajo y al salir declararon inaugurado el curso retomando el enfrentamiento justo donde lo habían dejado al despedirse de julio. El nuevo parlamento autonómico dio de paso ayer el régimen de funcionamiento de la legislatura con varios cambios nuevos que levantaron viejas ampollas. La decisión de bajar el ritmo de los plenos de uno a la semana a uno cada quince días, confinando las comisiones en las semanas libres de pleno, no acaba de convencer del todo a Ciudadanos y solivianta hasta tal punto a Podemos que los morados volvieron a la Junta repitiendo con las mismas palabras lo ya denunciado al respecto antes de las vacaciones.

"Lamentamos haber tenido razón", dejó dicho la portavoz podemista, Lorena Gil, "cuando decíamos que se estaba fraguando un acuerdo a cuatro para cobrar más y trabajar menos". "Es un escándalo", remató. Los cuatro del supuesto pacto son PSOE, PP, IU y Foro, junto a Vox los que ayer dieron de paso una organización parlamentaria que además prevé que el presidente del Principado, Adrián Barbón, rinda cuentas a la oposición con la misma periodicidad que su antecesor, una vez cada dos semanas, y los consejeros menos: sus comparecencias en pleno pasan de semanales a quincenales. De los jueves y los viernes, los plenos pasarán a los martes y los miércoles en el mismo formato de una sesión de control con preguntas a los consejeros y otra de orientación que siempre incluirá los miércoles el interrogatorio al presidente.

Las comisiones sectoriales -diez, a imagen como es preceptivo de las consejerías del Gobierno- tendrán reservados los cinco días de las semanas libres de pleno: son cinco de cada quince donde hasta ahora ocupaban por regla general seis, todas las semanas de lunes a miércoles. Al mes, pues, los plenos bajan a la mitad y las comisiones prevén una sesión diaria durante diez días donde antes había al menos doce. Todo esto será efectivo a partir de octubre. Antes, del 18 de septiembre en adelante los consejeros irán pasando por la Junta, a razón de uno al día, para exponer sus programas de gobierno ante las comisiones de su área.

La propuesta de reforma del funcionamiento, iniciativa del PSOE, salió adelante pese a la oposición de Podemos y la abstención de Ciudadanos, y antes de recibir la conocida diatriba de los morados, la portavoz socialista la había defendido como el mejor modo de buscar el "equilibrio" entre las funciones de orientación y control al Gobierno dotando de "impulso y agilidad" a la función legislativa. Dolores Carcedo tuvo de su lado al PP, y el diputado Pablo Álvarez-Pire justificó su respaldo invocando la necesidad de "cambiar las cosas que no habían funcionado en la legislatura pasada", acordándose del "atasco" en la elaboración de leyes de la recta final del ciclo y argumentando que los plenos quincenales se dan "en otros parlamentos". "No se resta capacidad legislativa o de control", remató, "se fortalece".

Ángela Vallina, portavoz de IU, añadió la certeza de que la nueva organización también deja tiempo al diputado para "pisar el terreno" y hacer su trabajo fuera del parlamento y Adrián Pumares (Foro) encuentra la nueva disposición razonable para mejor ejercer "la labor de legislativa y de control y estar más pegados a la calle". Negó el portavoz como una "noticia falsa" la alineación que se le atribuye a su grupo con PSOE, PP e IU desde un sector crítico en el que Laura Pérez (Ciudadanos) interpreta que "se reduce la actividad de control de la cámara", pero le da con la abstención "un voto de confianza al PSOE, que nos ha dicho que el propósito es aumentar la actividad legislativa".

Su grupo pedirá pruebas con una batería de iniciativas legislativas concretas, pero no se le escapa que en todo lo relativo a la organización interna "el PSOE está funcionando con una mayoría de 34 votos, con IU, PP y Foro", y se opone de plano, aquí sí, con igual intensidad que Podemos, a la decisión adoptada ayer de mantener intactos los criterios de reparto de cupos de iniciativas: el número de asuntos que cada grupo puede incluir en el orden del día de cada sesión plenaria. Se conserva el método por el que los partidos con más de cinco representantes -PSOE y PP, en la práctica sólo los populares- pueden llevar dos cuestiones a cada sesión de control u orientación y el resto, una. Las mismas, pues, para Ciudadanos (5 diputados) y Podemos (4) que para IU, Foro y Vox (2 cada uno). Entienden naranjas y morados que darles a ellos los mismos derechos que a quienes tienen la mitad de sus votos altera la representatividad; oponen desde el otro lado que lo que sirvió antes debería seguir sirviendo ahora.

Financiación y demografía

El nuevo Parlamento tendrá aparte de las comisiones sectoriales una especial sobre el reto demográfico, adicional a la de financiación autonómica que se instituirá en el seno del Gobierno y con representación de todos los grupos para buscar, dice Carcedo, "una voz única en defensa de los intereses de Asturias" en este asunto crucial.

La Junta deja pendiente la decisión sobre los efectos que la división del grupo mixto en tres organizaciones independientes para IU, Foro y Vox tendrá sobre el número de asesores a que tienen derecho. Se tratará de que la masa salarial asignada al antiguo Grupo Mixto se parta en tres partes que cada nueva formación podrá gestionar a su modo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído