07 de septiembre de 2019
07.09.2019

Un reflejo de la pluralidad de Asturias

07.09.2019 | 01:04

El auditorio Príncipe Felipe de Oviedo fue un reflejo de la pluralidad social de Asturias aunque, eso sí, con desproporcionada abundancia de políticos. El gobierno al completo de Adrián Barbón, alcaldes, diputados, senadores y exconsejeros se mezclaron con representantes del tejido empresarial, del mundo de la cultura, la ciencia o el feminismo. Desde el Arzobispo, Jesús Sanz Montes (acompañado del vicario general, Jorge Fernández Sangrador), hasta el Delegado de Defensa, Vicente Bravo Corchete, quien cesará el cargo el próximo martes. Hubo representación del Gobierno central por cercanía: la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, y el secretario general de Sanidad, Faustino Blanco, ambos asturianos, y que llegaron acompañados de la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra. También se encontraba la Delegada del Gobierno, Delia Losa; el presidente de la Junta, Marcelino Marcos Líndez, los senadores socialistas Fernando Lastra y Francisco Blanco o el diputado de Ciudadanos Ignacio Prendes. Del ámbito empresarial, el presidente de FADE, Belarmino Feito; los presidentes de las Cámaras de Oviedo y Gijón ( Carlos Paniceres y F élix Baragaño), y el vicepresidente de la Cámara de Avilés, José Martínez. También se vio al presidente del Tribunal Superior de Justicia, I gnacio Vidau; el rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, y el candidato a ocupar ese puesto, Ignacio Villaverde; el presidente de TSK, Sabino García Vallina; el expresidente de la FADE Severino García Vigón; el expresidente de la patronal de la Construcción, Serafín Abilio Martínez, o los integrantes de "Nuberu". El susto se produjo una vez terminado el acto: el exdiputado Emilio García Pumarino sufrió una caída en el hall del Auditorio y tuvo que ser atendido por una ambulancia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook