09 de septiembre de 2019
09.09.2019

El pequeño Luca conoció a la Santina

Un bebé de tres meses, el feligrés más joven ayer en la santa cueva l Los devotos pidieron salud: "¿Qué más hace falta en la vida?"

08.09.2019 | 23:38

Voladores, gaitas y tambores. Y Luca Silva, cangués de tres meses, sigue durmiendo. Duerme plácidamente en los brazos de su padre, Víctor Silva, que encabeza la procesión de la Santina junto a su mujer, Saray Morán. Ambos son miembros de la Banda de Gaitas Ciudad Cangas de Onís y quieren presentar a su bebé a la Virgen de Covadonga. Va vestido "por primera vez" de asturiano y todas las miradas están puestas en él. Es una preciosidad.

Pero Luca ayer durmió y durmió. Ni un llanto ni un chillido. El "bendita la reina de nuestra montaña, que tiene por trono la cuna de España y brilla en la altura más bella que el sol" fue una nana para él. Luca fue, posiblemente, el fiel más joven que entró en la santa cueva. La peregrinación fue menos masiva que otros años y abundaron, como siempre, los matrimonios mayores.

Los avilesinos Marisol Fernández y Generoso Álvarez fueron unos de ellos. "Venimos una vez al año por lo menos. Esta vez nos apeteció visitar a la Virgen coincidiendo con la festividad. Le pedimos salud. Porque, ¿qué más hace falta en la vida?", afirmaron. Y salud fue lo que le suplicaron también el resto de devotos. "Salud para los hijos, para los nietos, para las nueras, para la esposa y para mí", señaló Cesar Augusto Díaz, vecinos de Raíces Nuevo (Castrillón), que asistió al Real Sitio junto a su mujer, Julia Díaz. "Yo le pedí que me de energía, que tengo muy poca todavía... Sufrí una enfermedad, un ictus, y aunque voy mejor, todavía me falta chispa", añadió ella.

A la Santina se le acumularon las plegarias. Salvador Río y Blanco Antón, de Noreña, también rogaron a la Virgen "estar bien", porque "habiendo salud, lo demás es lo de menos". "Guapísimo todo", expresaron, acompañados de las veteranas María Teresa Sirgo y Augustina Ferrer. ¿Y qué significa la Santina para los asturianos? "Para mí es lo máximo", contestó César Augusto Díaz. "Es nuestro símbolo", opinó José Manuel Fernández. "Es todo y más", dijeron Ángela García y Antonio Marfil, mientras su hijo, Antonio también y escolano, asintió.

Muchos turistas se encontraron por sorpresa con esa exaltación de la fe. Desde Tenerife llegaron en moto Alberto Sosa y Concepción Darias: "Coincidió así, no sabíamos que hoy era el Día de Asturias. El entorno es precioso". Y desde Málaga asistieron Luisa Segura y su hijo José Luis Capote: "Es la primera vez que venimos a Covadonga, estamos sorprendidos, el paisaje es increíble".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook