14 de septiembre de 2019
14.09.2019

Unos cables de una catenaria y una avería en León, origen de largos retrasos

14.09.2019 | 01:04

Un total de 688 viajeros de cuatro trenes Alvia y otros tres servicios ferroviarios se vieron afectados ayer por dos incidencias, una en Pajares y otra en León, que provocaron retrasos de entre tres horas y cuarenta y cinco minutos de media, según confirmaron fuentes de Renfe. En esta ocasión, para evitar acumular más retrasos, los viajeros entre Oviedo y Gijón y fueron trasladados en Cercanías.

La primera incidencia se produjo sobre las 11.20 horas, cuando el maquinista del Alvia procedente de Madrid vio caídos los cables de la catenaria de Navidiello-Linares. Por precaución detuvo el convoy y dio aviso a Adif. En Pajares sólo hay una vía, por lo que fue imposible buscar otro medio de transporte para los viajeros, que tuvieron que esperar hasta que concluyó la reparación. El tren llegó con tres horas de retraso a Oviedo. Renfe decidió entonces realizar las conexiones entre Oviedo y Gijón en Cercanías, y también en sentido contrario para que el tren no acumulara más retraso en su salida.

Otro tren con origen en Gijón sufrió una incidencia en León y acumuló retrasos, por lo que se procedió igual que con el de Madrid.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído