18 de septiembre de 2019
18.09.2019

Fallece Lázaro Chanca, el guardián de los médicos asturianos

Conserje del Colegio de Médicos y de la Academia MIR, ha muerto hoy a los 62 años / "Era un hombre entrañable, con una disponibilidad total para el trabajo y muy inteligente", destaca Alejandro Braña

18.09.2019 | 15:08
Fallece Lázaro Chanca, el guardián de los médicos asturianos

Era una especie de guardián de todos los médicos de Asturias. Lázaro Chanca Rodríguez ha fallecido en la madrugada de hoy a la edad de 62 años. Ejercía desde hace muchos años como conserje en el Colegio de Médicos de Asturias y en la Academia MIR de la capital del Principado. ¿Su misión? Dicho de forma sencilla, resolverlo todo: organización de jornadas y actos científicos, servicio técnico, encender y apagar luces, una silla que falta, un proyector que no funciona...

Lázaro Chanca tenía como principal "escenario de operaciones" la plaza de América, de Oviedo, y en concreto ese concurrido portal del Colegio de Médicos junto a la cafetería Galeno. Además de trabajar, residía con su familia en ese mismo edificio. De complexión fornida, lucía un moreno exuberante todo el año y, sobre todo, siempre estaba dispuesto a cumplir cualquier encargo y a resolver cualquier problema.

"Era un hombre entrañable, responsable y prudente", ha explicado Alejandro Braña, presidente del Colegio de Médicos, quien ha expresado "el profundo pesar" de los miembros de la directiva colegial y de los empleados de la entidad. "Tenía muchas cualidades, pero yo destacaría su buen hacer, su disponibilidad total y absoluta para el trabajo y su inteligencia: era un hombre muy despierto y todo eso le hacía muy competente", ha añadido el doctor Braña.

Pieza clave

La experiencia de los responsables de la Academia MIR, con su director Jaime Baladrón a la cabeza, es muy similar: Lázaro, qu ejercía como responsable de atención a los alumnos y de medios audiovisuales, era una pieza clave acostumbrada a pasar inadvertido.

Lázaro Chanca ha fallecido a causa de un tumor muy agresivo que le fue diagnosticado el pasado mes de febrero. Deja viuda, Teresa Álvarez, y dos hijas: Verónica y Patricia. Tenía una nieta, Claudia, de la que quería disfrutar plenamente una vez que le llegase una jubilación que ya veía cercana.

La capilla ardiente está emplazada en el tanatorio ovetense del Salvador. El funeral se celebrará mañana jueves, a las 12.00 horas, en la parroquia del Corazón de María, en la misma plaza de América en la que se desarrolló buena parte de su vida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas