19 de septiembre de 2019
19.09.2019

Asturias vivirá un otoño cálido, tras un verano caluroso y con un 16% menos de lluvia

Mañana las temperaturas podrán llegar a los 29º, pero con precipitaciones incluso de granizo

19.09.2019 | 14:32

El otoño será cálido en Asturias, como lo fue el verano, una estación que pese a la sensación generalizada registró un 16 por ciento menos de las precipitaciones habituales en esa estación en el Principado. El famoso "veroño" se hará esperar. De hecho, para mañana viernes se esperan temperaturas superiores a lo normal, pudiendo llegar incluso a los 29 grados centígrados. Pero vendrán acompañadas de lluvia, e incluso de granizo. Para el sábado se espera la llegada de un frente que deje más precipitaciones, igual que para el domingo, aunque en menor medida. La probabilidad de que llueva el lunes es baja, pero vuelve a aumentar para el martes y el miércoles

Estas son las previsiones avanzadas por Ángel Gómez, delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Asturias, quien indicó que dentro de las incertidumbres que supone avanzar el tiempo que hará a medio y largo plazo, se espera, "con un 50 por ciento de probabilidades", que el periodo que abarca los meses de septiembre, octubre y noviembre se espera, sea cálido. Aunque también matizó que hay un 30 por ciento de probabilidad de que sea normal y un 20 por ciento de que sea frío.

En cuanto a las precipitaciones, la incertidumbre es aún mayor, sin una previsión clara.

Para los próximos días se esperan chubascos acompañados por tormentas y granizo para la tarde de este viernes y ya el fin de semana de sábado se espera la llegada de un frente que deje más chubascos lo mismo que el domingo, que se siguen esperando lluvias pero en menor medida.

El repaso al verano meteorológico indicó que fue 0,4 grados centígrados más caluroso de lo habitual, pero gracias a los meses de julio y agosto, porque junio fue frío. El día más caluroso fue el 23 de agosto, que se llegó a superar los 36 º centígrados, aunque la media fue de 33º, la temperatura más alta registrada en Asturias en ese mes desde 1968. De hecho, el Principado tuvo noches tropicales, que es cuando la temperatura mínima supera los 20º.

Las horas de sol en el mes de junio fueron un 25 por ciento inferiores a lo habitual, mientras que en julio fueron un 17 por ciento superiores y en agosto hubo un 10 por ciento menos.

Julio y julio fueron meses "normales" en cuanto a precipitaciones, aunque en agosto llovió un 41 por ciento menos de lo habitual. Pero aquí también hay matices, porque en el occidente hubo zonas que llegaron a ser muy secas durante el verano mientras que en el oriente fue un estío húmedo. El 6 de junio fue el que más lluvia registró, con 33,2 litros por metro cuadrado, como consecuencia de la profunda borrasca "Miguel".

El 25 de agosto fue el día más tormentoso, con casi 2.400 descartas eléctricas.

El otoño meteorológico empezó con la entrada en la península de la depresión DANA por el cantábrico oriental el pasado 10 de septiembre, dejando importantes precipitaciones en el oriente del Principado. En la estación de Amieva se llegaron a registrar 98,4 litros por metro cuadrado. Posteriormente se desplazó hacia el Mediterráneo peninsular, donde causó estragos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook