23 de septiembre de 2019
23.09.2019

Barbón ofrece "la plena disposición" de su Gobierno para facilitar la inversion en Asturias y pide"complicidad" a los empresarios

El presidente del Principado cuestiona las rebajas fiscales de su homóloga madrileña "porque así España no suma, resta" y lamenta "las incertidumbres" por la repetición electoral

23.09.2019 | 09:55
Barbón ofrece "la plena disposición" de su Gobierno para facilitar la inversion en Asturias y pide"complicidad" a los empresarios

El presidente del Principado ha ofrecido "la plena disposición" de su Gobierno para atraer inversiones a Asturias durante su intervención en el Fórum Europa, que ha tenido lugar esta mañana en un hotel del centro de Madrid, donde Adrián Barbón ha sido presentado en sociedad por la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, que ha destacado su "entrega y apasionamiento" por la política tras comentar que le conoció en un mitin en Laviana, en plena crisis interna del PSOE. El discurso del presidente asturiano ha sido seguido desde la mesa de autoridades por cuatro integrantes del Consejo de Ministros de Pedro Sánchez y por la presidenta del Congreso, Meritxell Batet. Barbón ha aprovechado su estreno pollítico como presidente del Principado en la capital para expresar sus reticencias a las rebajas fiscales de su homóloga madrileña, Isabel López Ayuso: "Así España no suma, así se resta España", ha mantenido ante un auditorio donde había amplia representación de empresarios a quienes ha pedido "complicidad" para el futuro de la región y con los que ha compartido su inquietud por la repetición de elecciones porque "Asturias necesita un gobierno de España plenamente operativo".

El Presidente ha vendido las potencialidades y ventajas de Asturias en una intervención con la que ha querido alejarse de los mensajes de decadencia que, a su juicio, han monopolizado la acción de todos los partidos de la oposición regional durante años. "Nada ha habido más transversal en la política asturiana que el pesimismo", ha señalada Barbón, quien ha preferido situar el foco en los atractivos para atraer iniciativa empresarial. "Asturias tiene numerosas ventajas para la inversión: equipamientos, suelo, cultura industrial así como la plena disposición de mi gobierno para facilitar nuevos proyectos empresariales", subrayó el presidente del Principado.

La superación del discurso del pesimismo forma parte del manual de estilo del nuevo Ejecutivo asturiano, ha reconocido Barbón, quien aseguró que tal propósito no tiene el fin de "una terapia de autoayuda" sino combatir el negativismo, que "es un antídoto contra la aventura empresarial". Ha puesto como ejemplo de las capacidades colectivas de la región nombres propios como los de los centros de innovación de Thyssen, Arcelor Mittal y el Centro de Nanotecnología o la labor investigadora del equipo de Carlos López Otín. Y ha señalado como activos principales la fortaleza industrial, el dinamismo turístico, "la etiqueta de valor" que supone "la marca Asturias" asociada a la conservación del paisaje y los recursos naturales y la calidad de servicios públicos como la sanidad y la educación.

El presidente del Principado consideró necesario un ejercicio de autoexigencia puertas adentro de Asturias y de superación de la política del "agravio comparativo" respecto a otras comunidades. "Asturias tiene futuro, debe responsabilizarse de construir su propio horizonte".

El sistema de financiación autonómica fue otro de los retos a los que aludió el presidente del Principado. Su libro de ruta para "la traída, llevada, sobada y nunca resuelta reforma" tiene como principales hitos la equidad y la solidaridad dentro de una negociación multilateral, a ventilar "en pie de igualdad en el Consejo de Política Fiscal". Cuando el discurso llegó al reparto de los tributos entre territorios, Barbón no esquivó sus críticas a la política fiscal de la presidenta de Madrid, seguramente menos conocidas al otro lado del Guadarrama que en Asturias. "La competencia tributaria a la baja, en realidad un dumping fiscal, conlleva efectos colaterales y no todas las autonomías partimos de la misma línea de salida", esgrimió Barbón, quien sostuvo que las rebajas abanderadas por Isabel López Ayuso "devalúan la calidad de la sanidad y la educación" madrileñas al tiempo que también perjudican "la pujanza" del resto de comunidades.."Así, flaco favor se hace a la solidaridad", ha señalado el presidente del Principado que incluso se permitió un juego de palabras con el proyecto que lidera Pablo Casado: "Así España no suma, así se resta España".

Barbón lamentó las "inceridumbres" de la repetición electoral y puso como ejemplo de la necesidad de" un Gobierno en plenitud de funciones" ,la reivindicación ante Europa de medidas proteccionistas para su industria y para articular una transición energética que no se traduzca en pérdida de empleo, así como la puesta en marcha de políticas para afrontar el reto demográfico. Durante el turno de preguntas, tuvo ocasión de reivindicar la defensa del asturiano y señaló la "miopia" de quienen no valoran la potencialidad de la llingua como "motor de actividad económica y generación de rqueza". Al ser preguntado sobre si habrá cooficialidad ene sta legislatura, respondió que "parece que no hay mayoría política en la Cámara" pero si abogó por proteger la llingua como "un elemento del patrimonio cultural", del que también citó como ejemplo el Prerrománico.

La conferencia de Adrián Barbón reunió a más de 300 asistentes en el desayuno informativo que ha tenido lugar en el hote lWestin Palace de Madrid, enfrente del Congreso, justo cuando están a punto de disolverse las Cortes. Entre los asistentes al acto había varios ministros como Reyes Maroto, la ministra de Industria, a quien Barbón agradeció "haberse volcado con Alcoa"; Margarita Robles, titular de Defensa ; Dolores Delgado, ministra de Justiciia y Fernando Grande Marlaska, aedmás de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet. También acudieron la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastrra, varios consejeros del Ejecutivo regional, entre ellos el Vicepresidente, Juan Cofiño; la consejera de Presidencia, Rita Camblor y la de Cultura, Berta Piñán.Había además una amplia representación del mundo empresarial entre quienes estaba José Luis del Valle, consejero de ACS; Blas Herrero; el director general de la patronal asturiana, Alberto González, y el presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo, Carlos Paniceres; el presidente de la Confederación Asturiana de la Construcción, Joel Garcia y el presidente de la Otea, la asociación de Hostelería y Turismo de Asturias, entre otros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook