11 de octubre de 2019
11.10.2019

"No podemos curar, pero podemos cuidar", asumen los ambulancieros

El equipo de Transportes Integrales Sanitarios recoge orgulloso el premio de los médicos por humanizar el trato al paciente

11.10.2019 | 01:10

De los llamados ambulancieros en 1999 a los hoy en día técnicos de transporte sanitario hay un largo camino de 20 años en el que el cambio de nombre da ejemplo de lo que la labor ha avanzado, tanto en la profesionalización como en la humanización de la misma.

Precisamente por esto último el gran equipo de Transinsa (Transportes Integrales Sanitarios de Asturias) recogió ayer en Oviedo el II Premio a la Humanización de la Asistencia Sanitaria otorgado por la Real Academia de Medicina y Cirugía de Asturias. "No podemos curar, pero podemos cuidar". Es el principio de los más de 450 técnicos que trabajan en Transinsa, como se encargó de recordar María Pilar Fernández, la directora general, encargada de presentar el proyecto de humanización -que no es otro que implantar las Huger, las urgencias humanizadas- y de recoger el galardón junto al técnico Fernando Llera de manos del presidente de la Academia, Julio Bobes, y de Carmen Rodríguez, vicepresidenta de la mutua Prevención Sanitaria Nacional.

Fueron muchos los ambulancieros presentes en el acto, mayoría que destacó en el salón, tanto por su número como por sus conocidos y llamativos atuendos naranjas y amarillo fosforito. Estuvieron arropados por Carlos Paniceres, gerente de Transinsa, y por una amplia representación de la medicina asturiana. María Pilar Fernández expresó con orgullo el enorme agradecimiento por el premio, que les incita a seguir trabajando en su labor de cuidar del paciente con el mejor trato posible: "No hay excusa con esto para apearnos del viaje".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído