06 de noviembre de 2019
06.11.2019

Burke y Ludkovsky, "honoris causa" por la Universidad de Oviedo: "Asturias florece, aprendió de los errores"

El historiador advierte de una "crisis del conocimiento" y el vicepresidente de Arcelor resalta el valor del centro de investigación de la multinacional en el Principado

06.11.2019 | 14:26

El historiador Peter Burke y el vicepresidente de ArcelorMittal y máximo responsable de su departamento de innovación, Gregory Ludkovsky, ya son doctores honoris causa por la Universidad de Oviedo. La institución académica concedió esta mañana a ambos su máxima distinción. Los galardonados hicieron en sus discursos alusión a Asturias. Burke, considerado uno de los historiadores más importantes del mundo, con obras traducidas a más de treinta idiomas, contó que desde que leyó La Regenta ha querido visitar Oviedo y se confesó "admirador del profesor más famoso en la historia de la Universidad, Benito Feijoo". Ludkovsky, por su parte, aseguró que hace diez años "apenas sabía nada" de la región e incluso hubiera tenido "serias dificultades para encontrarla en el mapa". Hoy, sin embargo, el Centro de Investigación que el gigante siderúrgico tiene en Asturias es referente mundial y alberga a más de 300 investigadores. "Asturias florece porque, al tener que arriesgarse una y otra vez, aprendió de los errores, sin desanimarse nunca por ellos", destacó.

El historiador Peter Burke fue el primero en tomar la palabra en la biblioteca del edificio histórico de la Universidad. A la ceremonia asistieron más de 200 personas, entre ellas el presidente del Principado, Adrián Barbón. Burke aseguró que "el exceso, la inundación o la sobrecarga de información de hoy no son nuevas". "Incluso -añadió- podríamos decir que el conocimiento ha explotado en el sentido de rápida expansión y fragmentación. Y un resultado de esta explosión es una crisis del conocimiento". Burke señaló que la principal defensa contra esa inundación de información ha sido "la creciente especialización", la cual tiene "un alto precio: la fragmentación del conocimiento" y, en consecuencia, la desaparición de "personas polifacéticas". "No puedo pensar en ningún polímata vivo nacido después de 1960. Se podría argumentar que el polímata pertenece a un antiguo régimen de conocimiento que se ha vuelto obsoleto (...) y, sin embargo, estamos en un momento en el que los necesitamos más que nunca", sentenció.

Por su parte, el ingeniero Gregory Ludkovsky elogió el trabajo desarrollado en el Centro de Investigación de Asturias de ArcelorMittal, que "no solo se ha convertido en parte inextricable de la I+D mundial sino que se adelanta a su tiempo: creando nuestro futuro". "No es fácil mantener el entusiasmo juvenil una y otra vez y año tras año. Pero es exactamente lo que las investigaciones en el laboratorio de Asturias hicieron y siguen haciendo, reiventando valientemente las formas de trabajar y no teniendo miedo de canibalizar sus propios éxitos pasados", subrayó. Ludkvosky se refirió al cambio climático y dijo que "nos corresponde, como custodios de este planeta, protegerlo para las generaciones futuras". Asimismo pidió "tratar de ser lo más humano posible" ante el aumento de la inteligencia artificial.

El Rector, Santiago García Granda, más optimista que Peter Burke, consideró que no estamos ante el fin del especialista. E inclusó dijo no creer ser exagerado a la hora de decir que "estamos ante dos polímatas". Es decir, el propio Burke y Gregory Ludkvosky.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído