07 de noviembre de 2019
07.11.2019

Se queda con dos animales de un rebaño de veinte tras el ataque del lobo en Tornín

Los cazadores piden controles tras la muerte de un perro en Cangas del Narcea

07.11.2019 | 01:05

El lobo no da tregua a los ganaderos asturianos, tanto en el Oriente como en el Occidente. Sergio González, un joven ganadero de Tornín (Cangas de Onís), contaba con un rebaño integrado por veinte ovejas de la raza xalda y en menos de dos meses únicamente le queda una oveja y el carnero. Vio con sus propios ojos cómo un lobo mataba en la madrugada del lunes una de sus ovejas a escasos 50 metros del domicilio familiar, en una finca cercada, casi al pie de la carretera del Pontón.

"Solo mató una oveja porque salimos mi padre (José) y yo con los perros. Iban los perros al lobo y ni se asustaba. Tuvimos que llegar cerca de él, dando voces, para que se fuera, pues ni se inmutaba. Parece como si los hubieran soltado -los lobos-. Nunca vi otra cosa igual", explica. Todas las ovejas muertas en ese periodo de tiempo fueron por ataques del lobo y los correspondientes daños están certificados por la guardería del Principado de Asturias. Por otro lado, José Ramón González Rivero, más conocido como "Pepitu", uno de los artesanos del queso gamonéu del puertu, en la Vega de Fana, sufrió el pasado día 1 la pérdida de cuatro ovejas jóvenes a causa de ataques del lobo, daños que ya fueron certificados por la guardería.

En Cangas del Narcea, los cazadores muestran su impotencia ante los ataques de lobo que están sufriendo sus perros en las cacerías y exigen que se lleve a cabo un control efectivo de la especie. El último se produjo en una cacería en la zona del pueblo cangués de Castil del Moure. Después de estar cazando durante todo el sábado, la perra "Tana" y su cachorra, de los hermanos Iván y Marcos Fernández, no consiguió salir del monte. Cuando en la madrugada del domingo sus propietarios retomaron su búsqueda, lo que se encontraron fueron los restos de "Tana", devorada por los cánidos, y a su cachorra en buen estado. Ante esta situación, que se viene repitiendo los últimos fines de semana en distintos puntos del Suroccidente, los cazadores reclaman también una indemnización por la pérdida de los perros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook