07 de noviembre de 2019
07.11.2019

El Rector: "Perdemos a una excelente persona y a una gran científica"

Santiago García Granda destaca, entre las muchas virtudes de Margarita Salas, que "trajo el desarrollo de la bioquímica moderna a España"

07.11.2019 | 16:31
El Rector: "Perdemos a una excelente persona y a una gran científica"

El fallecimiento de Margarita Salas ha sembrado la consternación en el ambiente universitario asturiano y de ello se ha hecho eco el rector, Santiago García Granda. Una muerte que "ha sido una sorpresa, pues no pensábamos que Margarita Salas, a una edad relativamente joven, nos iba a dejar", reconoció el catedrático, que es muy claro en su valoración: "Perdemos a una excelente persona y a una gran científica".

Respecto a la vertientes más reseñables de Margarita Salas y lo que su figura y su trabajo representan en España, García Granda considera que "para la ciencia y para Asturias Margarita Salas era una personalidad realmente excepcional". "Tenía una gran relación con la Universidad de Oviedo, presidió el Consejo Social de la institución, y tenía características que la hacían única", contó el Rector. La primera y más destacable, es el hecho de ser "una mujer que alcanzó una cota científica de tanta relevancia, habiendo trabajado con Severo Ochoa y trayendo el desarrollo de la bioquímica moderna a España". Otra gran virtud fue "su gran amor a Asturias. Siempre estaba a disposición de la Universidad de Oviedo, y recordamos su colaboración con el Campus de Excelencia Internacional, y se preocupaba por el desarrollo de la investigación en nuestra región".

Tampoco se puede olvidar, como apunta el Rector, "su gran implicación con la causa feminista, con la causa de las mujeres", y para la comunidad científica y universitaria es la penúltima característica de Margarita Salas, quizá, la que la ennoblece más si cabe: que Margarita Salas era una convencida defensora de que "tendríamos que prestar más atención y tener más financiación para la investigación en nuestro país. Margarita Salas era una convencida de ello, y actuaba en todos estos ámbitos. Ha dejado una gran escuela con discípulos y discípulas como Carlos López-Otín o María Blasco. Perdemos a una excelente persona y a una gran científica", remarcó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook