10 de noviembre de 2019
10.11.2019

Las lluvias dejan otro argayo en Villaviciosa, que obliga a cortar la carretera en Quintes

Los vecinos desalojados por el desprendimiento de Tazones respiran más aliviados, aunque aún no han podido regresar a sus casas y negocios

10.11.2019 | 00:05

En Villaviciosa no ganan para sustos a cuenta de las intensas lluvias de estos días, que están provocando que las jornadas resulten bastante caóticas en el concejo. Mientras en Tazones no pierden de vista ni a las nubes ni a la ladera, que amenaza con seguir desprendiendo tierra y barro, en Quintes sufrieron ayer otro argayo de consideración. Son los de mayor envergadura, pero estas precipitaciones han dejado un reguero de daños a lo largo y ancho del municipio, que van a suponer un alto coste a las arcas municipales, vaticina el alcalde, Alejandro Vega, preocupado por la situación.

La Policía Local de Villaviciosa se vio obligada ayer a cerrar la carretera que da acceso a Playa España desde Quintes por culpa de un importante desprendimiento que interrumpió el paso por esta vía, también hacia Villaverde, Careñes y Castiello de la Marina. El argayo se produjo en la noche del viernes. El concejal de obras, Marcos Ortiz, acompañado de técnicos municipales como el ingeniero, acudieron a primera hora a la zona para valorar las soluciones técnicas, que, como reconoce el alcalde, "no parecen fáciles y serán costosas". Así que las actuaciones más urgentes han sido las de señalización y tratar de asegurar la zona, comenzando por cortar al tráfico esta carretera, debido a la peligrosidad de la situación. Este corrimiento de tierras se produjo en un tramo de curva próximo a la playa.

La vía ha quedado bastante afectada al caer una gran cantidad de lodo, piedras y hasta árboles, por lo que hay riesgo de derrumbe. Consideran que es especialmente peligroso el argayo por el gran desnivel del terreno de la ladera. Además de encontrar la solución técnica, también tienen que ver dónde desechan estos residuos y toman medidas para restablecer el paso de vehículos con seguridad. El año pasado ya se produjo un desprendimiento en otro tramo de la carretera, que tiene la mitad de la base sobre el firme y la otra sobre terreno inestable.

En Tazones respiran algo más tranquilos después del gran argayo del jueves, que obligó a desalojar varias viviendas, restaurantes y un hotel. Aunque no han podido regresar aún, los afectados están algo más aliviados porque parece que están funcionando las canalizaciones de emergencia realizadas el viernes por una pala en la ladera para desviar las aguas de escorrentía de los inmuebles. Los vecinos les ofrecieron ayuda desde el primer momento.

Mientras la lluvia amaina, los técnicos valoran las soluciones. Vega explica que estudian colocar una pantalla para dotar de mayor seguridad a los edificios afectados de posibles nuevos desprendimientos y también para permitir realizar trabajos. Así que no dejan de mirar a las nubes a ver si cesan de echar agua, a pesar de que las predicciones meteorológicas para los próximos días no son favorables. "La previsión es mala y las lluvias están causando muchos daños. Tenemos argayos y caídas de árboles en todas las parroquias", lamenta el regidor.

Además, el viento causó la caída de un árbol sobre un turismo en el aparcamiento de un edificio de Llanes, informa Eva SAN ROMÁN.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído