15 de noviembre de 2019
15.11.2019

La madre piloñesa acusada de maltrato y abandono a su hija de 3 años acepta 11 meses de prisión

La Fiscalía acepta que la joven sufre una alteración psíquica que limita sus capacidades

15.11.2019 | 15:06

La joven piloñesa acusada de maltrato habitual y abandono familiar por desatender a su hija de 3 años, a la que atendía su bisabuela de 85 años, aceptó esta mañana una condena de once meses de prisión y la pérdida de la patria potestad durante dos años. La madre tampoco podrá acercarse a la menor a menos de 500 metros ni comunicarse con ella durante dos años, y no será sometida a libertad vigilada una vez que cumpla la pena.

La Fiscalía y la abogada de la defensa, Cecilia Díaz Fernández, llegaron a un acuerdo antes de iniciarse el juicio que permitió rebajar la petición inicial de dos años de cárcel solicitada por el Ministerio Público, que aceptó aplicar la semieximente de alteración psíquicas, por sus capacidades limitades para atender a la pequeña.

La letrada de la defensa, que reclamó que no se criminalizara a la acusada, explicó que ésta tiene limitadas sus capacidades, debido a esa alteración psíquica que padece y que ha sido certificada por un psicólogo. "Esta limitación impide que se le pueda exigir que actúe y piense igual que cualquier persona que no tuviera esa limitación", señaló Díaz Fernández, quien añadió que su representada "actuó con toda la diligencia que como madre se le podría exigir, al haber fallado otros agentes, como su entorno familiar y los servicios sociales que no detectaron anomalía alguna, pese a que acudían a su domicilio o cada vez que J.A. iba a solicitar ropa o alimentación".

Cecilia Díaz señaló que fue la bisabuela de la bebé la que denunció la situación no porque la niña estuviera desatendida, sino porque temía que J. A. se fuera a vivir con su actual pareja, con la que ya pasaba varios fines de semana, y se llevara a la pequeña.

La denuncia se interpuso en agosto de 2017, cuando la niña estaba a punto de cumplir los 3 años, y al ser examinada se detectó que presentaba, por falta de estímulos adecuados, ausencia de control de esfínteres, dependiendo del uso del pañal, así como retraso en el lenguaje y en el desarrollo cognitivo-conductual.

La menor fue llevada a un centro hospitalario, donde se le apreciaron diversos hematomas y heridas en el cuero cabelludo, en las extremidades inferiores, además de arañazos que pudieran tener origen animal y lesiones de picaduras en nalgas y extremidades.

La niña ha estado ingresada en un centro tutelado del Principado, donde empezó a notarse una mejoría en su estado y actualmente vive con un familiar en régimen de acogida, situación a la que no se ha opuesto la acusada, aseguró la abogada de la defensa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído