18 de noviembre de 2019
18.11.2019

Fallece el catedrático de Química Analítica Agustín Costa García

El profesor, fundador de cuatro empresas y coautor de 15 patentes, ha muerto hoy tras una larga enfermedad

18.11.2019 | 15:32
Fallece el catedrático de Química Analítica Agustín Costa García

El catedrático de Química Analítica de la Universidad de Oviedo Agustín Costa García ha fallecido hoy a los 70 años tras una larga enfermedad. El sierense (nació en Meres en 1949) se doctoró en 1977 y realizó una estancia postdoctoral en Exeter (Inglaterra). Ha publicado más de 230 artículos en revistas internacionales y ha dirigido 26 tesis doctorales. Además, es coautor de 15 patentes y socio fundador de las "spin-off": Dropsens, Micrux Fluidic, Health Sens y NanoVex. Estaba casado y tenía cuatro hijos.

El químico gozaba de gran prestigio tanto nacional como internacional y en 2016 se presentó a las elecciones al Rectorado, que finalmente ganó Santiago García Granda, que compitió en la final con el catedrático de Psicometría José Muñiz. Costa quedó eliminado en la primera vuelta junto al catedrático de Bioquímica Pedro Sánchez Lazo.

Recientemente compañeros de Agustín Costa habían solicitado al equipo rectoral que nombrasen al químico profesor emérito de la Universidad de Oviedo. Costa había aspirado el pasado curso a la distinción, quedándose finalmente un peldaño por debajo, ya que fue nombrado profesor emérito honorífico. La figura de emérito a secas, según define el Consejo de Gobierno, se concede "a aquellos catedráticos jubilados que destaquen por sus extraordinarios méritos académicos y sus relevantes contribuciones en beneficio de la propia institución, la comunidad científica y la sociedad en general".

"Además de tener una dilatada experiencia docente, ser investigador principal de muchos proyectos de investigación, dirigir numerosas tesis doctorales y poseer un gran número de publicaciones en revistas de prestigio, ha fundado cuatro empresas a partir de la investigación llevada a cabo en su laboratorio. Una de ellas, DropSens, forma ya parte de la multinacional Metrohm. La creación de una sola empresa a partir de la Universidad supone un esfuerzo considerable, que la sociedad asturiana debería valorar y agradecer", expresó en su momento Francisco García, catedrático de Química Inorgánica y promotor de la iniciativa.

Poner en marcha cuatro "spin off" universitarias supuso, según contó el propio Agustín Costa en una entrevista en LA NUEVA ESPAÑA, "un esfuerzo adicional donde nadie me ayudaba, ni siquiera la institución a la que represento". Lo suyo fue "emprender a contracorriente y en situaciones de crisis; también me llevé algún que otro disgusto pero mi virtud es la crecerme ante la adversidad". La primera de las empresas,DropSens, "es la que haces con más ilusión y con más ganas e ímpetu, te marca. Y ver que hoy es una empresa de éxito te llena de orgullo".

Esas cuatro empresas que impulsó son para él "como otros cuatro hijos; cuatro entes vivos que han salido de tus manos". Paradójicamente, de entre sus hijos biológicos ninguno optó por la carrera investigadora. "Uno de ellos es cocinero, la segunda música, otro topógrafo y la última, educadora social", detalló.

Comunicado del rector

"Lamento profundamente la pérdida de quien fue mi compañero en el Departamento de Química Física y Analítica. Nuestras trayectorias académicas estuvieron ligadas primero como profesor cuando comencé mis estudios en la Facultad de Química en 1975, y a partir de 1980 como colega y compañero de departamento hasta el día de hoy. Ya en nuestros tiempos de profesores no numerarios en el viejo edificio de la facultad de Química de la calle Calvo Sotelo destacó por su compromiso con la mejora de la universidad y la política universitaria, pese a no ostentar cargo alguno hasta que decidió presentarse a las elecciones al rectorado en 2016. Durante la campaña electoral fue un candidato respetuoso, muy firme e innovador en sus propuestas y, tras las elecciones, se convirtió en miembro activo del Consejo de Gobierno hasta su jubilación, aunque continuó vinculado a la universidad como profesor emérito honorífico. Dentro de su bagaje académico destaca su extraordinario y singular impulso al emprendimiento y su compromiso con la formación de sus estudiantes. Logró aglutinar en torno a sí un equipo muy transversal de más de medio centenar de investigadores de diversas áreas. Su gran apuesta fue la creación de spin off universitarias donde fue muy activo y exitoso, conjugando la electroquímica analítica y los nanomateriales para la creación de sensores y otros dispositivos con aplicaciones tecnológicas particularmente en el área de la biomedicina y la salud. Aparte de su labor científica y académica, de Agustín Costa destaca su calidad humana, siempre fue un gran compañero y un excelente universitario".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook