Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SERGIO GARCÍA | Diputado autonómico y secretario de organización de Ciudadanos Asturias

"Hace falta tranquilidad, no se trata de hacer borrón y cuenta nueva en Ciudadanos"

"No tenemos ningún complejo en llegar a acuerdos, somos el contrapeso que necesita el PSOE en Asturias"

Sergio García, en la sede regional de Ciudadanos.

Sergio García, en la sede regional de Ciudadanos. LUISMA MURIAS

Ejercer de secretario de organización de Ciudadanos en Asturias en tiempos revueltos como los actuales es un puesto de alto riesgo. El terremoto que sacudió a la formación naranja también se dejó sentir en Asturias, donde perdió el diputado que había logrado en las generales de abril. Toca recomponer partido, mensaje y equipos tras las dimisiones de Albert Rivera y de su "fontanero" Fran Hervías. Queda tarea por delante pero los primeras decisiones empezarán a adoptarse hoy en el consejo general, donde estarán seis asturianos, entre ellos Sergio García, quien como diputado autonómico afronta también en estos días la negociación del primer Presupuesto de Adrián Barbón al frente del Principado.

- ¿Hay explicación a la pérdida de más de 2,5 millones de votos, 68.000 de ellos en Asturias, en apenas seis meses?

-La repetición de elecciones nos ha pasado factura. La campaña se polarizó mucho y nos dejó fuera de juego. Ha vuelto el frentismo entre los bloques de izquierda y derecha.

- ¿Era Ciudadanos un gigante con pies de barro?

-No, Ciudadanos sigue siendo un gigante con pies de plomo. No hay que olvidar la reválida que pasamos hace escasos seis meses con las autonómicas y municipales. El 30 por ciento de los votos de Ciudadanos se fue a la abstención, no a otro partido, y por ahí tenemos que hacer un esfuerzo para ser capaces de atraer a ese votante que se sintió huérfano el 10N.

- ¿Tienen por delante una travesía del desierto de las duras?

-No voy a decir que veo brotes verdes, pero hay oasis. Hace apenas dos años tuvimos la cuarta asamblea general de Ciudadanos, donde marcamos un ideario, estatutos y estructura diferente al que había sido en el origen del partido, pero el tiempo en política pasa muy deprisa. En Asturias estamos muchísimo mejor que hace ocho meses, cuando solo teníamos ocho concejales y tres diputados: ahora tenemos 50 concejales y cinco diputados, que suponen una base sólida para un buen futuro si trabajamos el presente.

- Pero la ola naranja ha pasado y el escenario es muy distinto. ¿Falta autocrítica?

-Hemos reconocido, y el propio expresidente Albert Rivera lo hizo, que los resultados fueron malos. Ahora tenemos diez diputados frente a los 57 de abril, pero para nada estamos desaparecidos. Contamos con 1.675.000 votantes en España y ese es nuestro suelo. Bendito suelo, con grupo parlamentario y masa crítica de votantes. Nuestro trabajo es recuperar lo que teníamos y asumir los errores que cometimos. Para eso tenemos este sábado el consejo general y luego en primavera la asamblea general, que son los mecanismos previstos. Albert Rivera y Fran Hervías han sido valientes y se han echado a un lado porque a la mayoría de personas que estamos en Ciudadanos no nos atan los sillones ni los puestos, y esto también lo digo en clave personal.

- ¿También se irá?

-Estaré apoyando el proyecto hasta que esté convencido de ello, y cuando no lo esté, volveré a mi anterior trabajo sin ningún problema.

- ¿Las dimisiones de Rivera y Hervías forman parte de la autocrítica de Ciudadanos?

-Son decisiones personales, más o menos demandadas, pero como tal hay que respetarlas. Hay que tener un poco de tranquilidad, las elecciones han sido hace solo dos semanas y han dimitido un presidente, un secretario general, un secretario de organización. Igual un poco de reposo y paciencia no están mal. No se pueden tomar decisiones a la ligera. No podemos correr como pollos sin cabeza.

- ¿De qué servirá el consejo general de este sábado?

-Se tratará la confección de la gestora, que será el órgano de diez a quince miembros que tutele el partido hasta la celebración de la asamblea general, prevista para primavera, y cuyo presidente será Manuel Bofill.

- ¿Perder el centro ha sido determinante en la caída de apoyos para Ciudadanos?

-Sufrimos un castigo excesivo porque si algún líder dijo en aquella campaña lo que luego iba a hacer fue Albert Rivera, que ya adelantó entonces el plan de Sánchez, que ahora se está cumpliendo, de que iba a pactar con Podemos y los nacionalistas. Además, Pedro Sánchez nunca realizó una oferta a Ciudadanos para evitar la repetición electoral, quería nuestro apoyo a cambio de nada.

- Ustedes habían vetado antes al líder del PSOE.

-Sí, porque teníamos un socio prioritario, el PP, con el que alcanzamos acuerdos en ayuntamientos como el de Oviedo. Asturias es un claro ejemplo de centro, gobernamos con el PP en Oviedo y con el PSOE en Ribadesella.

- ¿Les cegó el sorpasso al PP?

-Estuvimos ahí, muy cerca, pero el sistema D'Hondt nos perjudicó y luego llegó la repetición electoral.

- ¿Será una asamblea de catarsis para Ciudadanos?

-No tiene que ser un borrón y cuenta nueva, para nada. Hemos hecho muchas cosas bien y toca cambiar lo que hayamos hecho mal. Los afiliados van a poder decidir en unas primarias directas quién será su presidente.

- ¿Es Inés Arrimadas el futuro inminente de Ciudadanos?

-Es la mejor política del momento y me alegro de la decisión valiente que ha tomado. Es una digna heredera de Albert Rivera y hasta ahí puedo decir porque en mi cargo orgánico debo velar por las garantías de igualdad para todos los candidatos. Es un buque insignia y de lo mejor que tenemos en Ciudadanos.

- Ella fue partícipe de decisiones controvertidas, como su salto a la política nacional.

-Todos los que a día de hoy seguimos en Ciudadanos somos partícipes de esas decisiones. Seríamos poco inteligentes si apartásemos a todos los que estaban en aquel comité ejecutivo.

- ERC celebró como un triunfo propio la debacle de Ciudadanos.

-Es normal, somos su enemigo declarado número uno. Esos que tanto se alegran son los socios que busca el PSOE para gobernar España. Como asturiano espero que esta situación se revierta porque si el PSOE marca como socios preferentes a Podemos, Esquerra y los nacionalistas, Asturias va a sufrir, y mucho. Ni el representante del PRC, ni Coalición Canaria, ni el PNV, ni Teruel Existe ni ERC van a mirar por Asturias, lo tengo muy claro. Están en juego la negociación de la financiación autonómica. Si los socios del PSOE son los nacionalistas, en Asturias no tendremos un futuro halagüeño.

- ¿No se fían del PSOE?

-¿Del PSOE actual que negocia los Presupuestos con Bildu y que se sienta con Otegi? ¿O del PSOE de Iceta que proclama la plurinacionalidad del Estado español? Este es el actual PSOE, del que tampoco se fiaba Pablo Iglesias hasta que pactaron que el macho alfa, vicepresidente, y su pareja, ministra. ¡Como para fiarse! Ahora bien, nuestro compromiso es el desbloqueo y si hay que votar a Pedro Sánchez con la nariz tapada, lo haríamos con tal de que no se eche en manos de nacionalistas y populistas, pero el PP también debe asumir su responsabilidad, porque los números salen si suman.

- Ciudadanos es la tercera fuerza en Asturias. ¿Serán determinantes para la aprobación del Presupuesto autonómico?

-Hemos conseguido mucho como organización en Asturias. En Ribadesella ya se nota nuestra acción en el gobierno local, con proyectos como el ensanche del puente, y en Oviedo se están firmando los presupuestos. Y en la Junta General estamos haciendo valer que somos la tercera fuerza parlamentaria. Hay muy buen ambiente con el PSOE y Ciudadanos es el partido necesario para afrontar medidas valientes que el PSOE no se ha atrevido a adoptar y ni Podemos ni IU le van a pedir. Ha llegado la hora de un análisis real de cómo se utilizan los recursos económicos del Principado. Hay que saber si los asturianos están satisfechos con los servicios que se les prestan. Si el PSOE se toma en serio estos cuatro años de legislatura, no habrá ningún problema, nos tendrán. Somos el contrapeso que necesita el PSOE.

- ¿Ve factible entonces alcanzar un acuerdo?

-No tenemos ningún complejo de llegar a un acuerdo presupuestario con el PSOE porque sabemos que en ese caso sería un buen Presupuesto para Asturias. Con la aritmética anterior no éramos determinantes, ahora con la suma del PSOE y Ciudadanos da suficiente para sacar esto sin otros actores. Siempre hemos tenido predisposición, cuando se trate de propuestas coherentes.

- ¿Cuáles serían las líneas básicas para ese acuerdo?

-Hay que incidir en la gestión, es un clamor de los asturianos, ya sea sanitaria, educativa, etcétera. Por ejemplo, tenemos 15 hospitales e igual no es necesario tener 15 cargos de libre designación en cada uno. Igual hay que reducir. Y así en toda la función pública, que tiene un peso potente. Hay que tomar medidas valientes. No se pueden mantener organismos porque los presida una persona afín a una ideología.

- ¿La eliminación del impuesto de Sucesiones y Patrimonio no será una línea roja?

-No. Lamentablemente no estamos para muchas rebajas fiscales por la herencia de los gobiernos socialistas anteriores. Si se rebajan impuestos habría que valorar en qué se recorta. Hemos pedido una revisión del patrimonio disperso que tiene el Principado por todo el territorio para tener una bolsa que podamos aprovechar. Con el PSOE hay una conversación fluida y hasta donde lleguemos. No podemos seguir con las políticas continuistas y Asturias no tendrá muchas más oportunidades.

- ¿Les viene bien para diferenciarse del PP?

-Seguramente hay que tomar decisiones valientes pero coherentes porque si el PP propone una rebaja fiscal sin hacer un análisis de los daños colaterales que puede ocasionar está realizando una política incoherente y contraproducente para los asturianos, por muchas críticas que nos puedan venir de Teresa Mallada. Estamos en el centro del hemiciclo, y no es por casualidad.

Compartir el artículo

stats