02 de diciembre de 2019
02.12.2019

La última prueba sanitaria del año, con 3.890 opositores, "asequible"

"No nos frena el mal tiempo, llevábamos años esperando este examen", dicen los aspirantes, que pelearon por 166 plazas de cuatro especialidades l La participación, de las más altas: 63%

02.12.2019 | 00:56
La última prueba sanitaria del año, con 3.890 opositores, "asequible"
Un grupo de opositores, ayer, antes de iniciarse el examen en el recinto ferial Luis Adaro de Gijón.
La última prueba sanitaria del año, con 3.890 opositores, "asequible"

Pese al diluvio, la última oposición sanitaria del año fue masiva. Un total de 3.890 personas pelearon ayer, con papel y bolígrafo, por 166 plazas de cuatro especialidades: pinche de cocina y técnicos de radiodiagnóstico, laboratorio y anatomía patológica. La participación fue de un 63,12% -estaban inscritos 6.162 aspirantes-, la segunda más alta de 2019, tras la de la de auxiliar de enfermería, del 65%. "A los opositores no nos frena el mal tiempo. Llevamos tantos años esperando un examen y hay tantas ganas de un empleo estable que aquí estamos", aseguraron a la salida del recinto ferial Luis Adaro de Gijón. ¿El examen? Por lo general, "asequible". La mayoría de los candidatos fueron mujeres y ya habían probado suerte en las macrooposiciones de celador o auxiliar administrativo. El de ayer fue el primer proceso selectivo del Sespa que tuvo más acreditados por internet que de forma presencial.

Las cuatro pruebas comenzaron a la vez, a las once de la mañana, aunque los opositores pudieron acceder a las aulas una hora antes a través de sus acreditaciones digitales, similares a las tarjetas de embarque de los aviones. Por especialidades, en técnico de radiodiagnóstico hubo una participación del 69,72% (asistieron 1.064 personas de las 1.526 que había inscritas para 58 plazas); en técnico de laboratorio, del 68,24% (924 aspirantes frente a los 1.354 que se habían apuntado para 58 plazas); en técnico de anatomía patológica, del 60,53% (207 opositores de 342 para 10 vacantes); y en pinche, del 57,56% (1.695 personas de las 2.945 iniciales para 40 vacantes). Todos los exámenes, coincidieron los candidatos, fueron "asequibles" siempre y cuando "se hubiese estudiado". Muchos, por trabajo, reconocieron no haber preparado bien el temario y se presentaron "para subir puntos".

La organización, "mejor"

"Habiendo estudiado, el examen no fue difícil", aseguraron las avilesinas Emilia Nielfa y Marina Carbajal, que hicieron la prueba de pinche de cocina. Las dos ya se habían presentado en marzo a la primera de las cuatro macrooposiciones sanitarias: la de celador. "La organización fue mucho mejor, nos dejaron entrar en el pabellón media hora antes", dijeron. Esa impresión fue generalizada. "Hubo más orden y estábamos más separados; que en el examen de celador se pudo copiar", expresó Raquel Montes, de Bimenes, y con trabajo en el sector de la ingeniería. "Vine en busca de un empleo fijo", añadió.

Las gijonesas Sabrina Posada, Ana Menéndez y Anabel Posada también pasaron por la prueba de celador: "La organización esta vez fue mucho mejor, pero también porque éramos mucha menos gente". "No es lo mismo que seamos 3.000 personas a 15.000", indicaron Manuela González y Asun García, de Oviedo y Mieres respectivamente. Para ser exactos, 3.890 frente a 15.268.

No obstante, hubo aspirantes que criticaron el frío de los pabellones, en los que hubo "goteras". "Como en la misma nave había varios exámenes y solo estábamos separados por paneles, la acústica pasaba de un lado para otro y en el momento de las instrucciones de la prueba dio lugar a alguna confusión", contó Adriana Campillo, de Avilés, que se presentó al test de anatomía patológica. "Vine un poco a la aventura. Trabajo en el hospital, pero en otra categoría y ya me presenté a la oposición de auxiliar de enfermería", indicó.

Desde Miranda del Ebro (Burgos) llegaron las jóvenes Miriam López, de 28 años, e Irene Valderrama, de 22. La de ayer fue su tercera oposición este año de técnico de laboratorio. "Nos presentamos en Castilla y León, en La Rioja y aquí. Cuantos más exámenes hagamos, más oportunidades de trabajar", comentó López. Por su experiencia, la organización del Servicio de Salud del Principado "deja mucho que desear". "Al llegar no hay carteles informativos y, por mucho que te den un dibujito, si no lo conoces, te pierdes. Y encima no había gente a la que poder preguntar a diferencia de otras comunidades", se quejó Valderrama. Por contra, para la leonesa Ana María Libra, el sistema de acreditación online fue un acierto, ya que "nos permitió ahorra mucho tiempo frente a los llamamientos".

La afluencia masiva a las oposiciones sanitarias de este año es consecuencia de varios lustros sin ofertas públicas de empleo. La especialidad de técnico de laboratorio, por ejemplo, nunca la convocó el Sespa, según indicaron Ana María Villanueva y Efigenia Rebollo, de Piedras Blancas. "Yo me presenté en 2002 en Madrid. Desde entonces, no hubo más oposiciones. Busco un poco de puntuación y repasar el temario después de tantos años sin exámenes", explicó por su parte Begoña Valle, de Oviedo, que trabaja en la rama sanitaria pero en el sector privado. Estos procesos, agregaron las gijonesas Patricia Moura y Ana Santana, son "una oportunidad para trabajar en el servicio público" y aspirar a un puesto fijo. "Actualmente estamos de eventuales", lamentaron. Como la castrillonense Esther Rodríguez, que hace de técnico de laboratorio "cuando cuadra". La pena, según Ana María Libra, es que son "concursos-oposición y, por tanto, benefician a quienes tienen más años de experiencia": "¿A dónde vamos los que llevamos tres o cuatro años trabajados?".

Las cuatro grandes oposiciones sanitarias del año reunieron a casi 35.500 opositores, entre celadores, auxiliares administrativos, auxiliares de enfermería y enfermeros. A la prueba de ayer, con cerca de 4.000 personas, asistieron la directora gerente del Servicio de Salud, Concepción Saavedra, y el director de Profesionales del Sespa, Juan José Alonso Ordiales, quienes resaltaron que el proceso se desarrolló "sin incidentes mayores".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook