04 de diciembre de 2019
04.12.2019

La Consejera defiende la fiabilidad del informe, pero avisa de que "PISA no es todo" en educación

04.12.2019 | 01:03

La Consejera de Educación, Carmen Suárez, salió ayer en defensa del informe PISA, como también lo hizo el Ministerio, tras las críticas vertidas por algunas comunidades como Madrid y Cataluña. "Yo creo que el estudio está avalado científicamente y además está bastante chequeado", señaló. Eso sí, Suárez advirtió que "PISA no es todo, es una parte del sistema". Sus resultados "son muy potentes, no se pueden eludir, pero no constituye un diagnóstico integral y definitivo" del nivel académico asturiano. Así, sostiene Educación, "debería interpretarse junto con otros muchos parámetros como los recursos y la inversión educativa, el diseño y los elementos del currículo, las tasas de repetición y de abandono escolar o el nivel de formación de la población".

En la misma línea, el secretario de Estado de Educación, Alejandro Tiana, aseguró que el Ministerio "confía plenamente en el rigor y calidad" del estudio, del que "nadie discute los estándares técnicos" de sus pruebas. "PISA no ha cambiado y tiene unos estándares de calidad garantizados", manifestó. Sin embargo, en la Universidad de Oviedo hay voces críticas. Los investigadores Norberto Corral, Carlos Carleos y Sara Álvarez Morán demuestran en un estudio que "la fiabilidad de las conclusiones de PISA ha de ponerse en entredicho" por cuatro razones: los errores en la elaboración de los cuestionarios -hay enunciados inadecuados- , el sesgo cultural que no han sido capaces de eliminar, resultados contradictorios y dificultades para el seguimiento longitudinal y explicaciones superficiales ante resultados inesperados".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído