Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esti Güevu Sal Quier

La fe del presidente

Les revelaciones del arzobispu sobre Adrián Barbón

La fe del presidente

La fe del presidente

L'arzobispu diz que'l presidente d'Asturies ye cristianu. Ún albidra un plizquín de picardía nesa afirmación, espelida depués d'un alcuentru, esta selmana, ente los dos líderes (¿de qué otra manera los llamar?). La cosa traime a la cabeza una historia vieya, personal. Siendo yo estudiante de BUP na Laboral de Xixón a mediaos de los 70, dábanos clase de Relixón (obligatoria) un xesuita al que llamábemos Pinueve (Natura, que non Dios, regaláre-y un apéndiz nasal que miraba con despreciu al de Pinocho). Aseguraba que les últimes palabres murmuriaes por Voltaire nel lechu de muerte fueren: "¡Venciste, nazareno!" Nosotros, rapacinos de trece años, nun teníemos idea de quién fuere Voltaire pero tábemos seguros de que cualquier afirmación de Pinueve yera falsa, asina que, gracies a él, empecemos a interesanos pol irónicu pensador francés. ¡Poca xente fue tan eficaz produciendo ateos como aquel cura, col que tantos llibrepensadores cincuentones siguen en deuda! Porque Satanás nun esiste, que, si non, Pinueve diba llucir en pechu toles condecoraciones del Infiernu. Pues, volviendo al presente, a ún abúlta-y que lo que diz l'arzobispu del presidente d'Asturies ye un "¡venciste, nazareno!" prematuru, ensin esperar al "articulo mortis" barbónicu, qu'hasta la milenaria Ilesia católica paez que se ta volviendo impaciente.

Anque l'afirmación de Sanz sobre la fe presidencial fuere falsa, ehí queda, porque Adrián Barbón nun se va meter nel charcu de dexar por mentirosu y pecador al preláu. Asina que los asturianos vamos vivir cola intriga, cosa que-y agradecer al arzobispu, eso sí, porque nun lo hai como les intrigues pa consolanos de los pesares y de los aburrimientos inherentes a esti valle de llágrimes. De toles maneres, Barbón ye de Llaviana. Apúntolo porque, ensin atreveme a decir qu'un cristianu de Llaviana ye la quimera astur, raro sí resulta. Ún, nesti asuntu, parla con autoridá, porque vien d'esi país y creció asistiendo a funerales siempre fuera la ilesia Llorío, onde se concentraben los paisanos de Ribota mientres el cura echaba dientro les prédiques. "Yo, si entro, maréome", esplicábame mio güelu. Por cierto: nun lu venció'l nazarenu.

La fe del presidente Barbón yera un asuntu nel que nun teníemos pensao hasta'l momentu. Sabemos que'l xefe d'él, Pedro Sánchez, nun ye cristianu: declaró, n'entrevista televisiva, que nun cree en Dios. Pero les creencies de los xefes nun condicionen les de los subordinaos. Ehí tien usté al arzoobispu, que nun acredita la condición profética de Greta Thunberg, al revés que gran parte del so rebañu. Pal casu que fuere, ún piensa que Sanz Montes, si nun obró de mala fe pinueviana (¿pinona?) etiquetando cristianamente al presidente astur, polo menos fue imprudente y poco respetuosu cola privacidá ayena. ¿Sabe él si Barbón quier dar pie a que los votantes se pongan a busca-y l'escapulariu ente l'abertura de los cuellos de la camisa, o a qu'empiecen a pensar que lu lleva más cerca del corazón que'l pin institucional col escudu d'Asturies o, ¡inclusive!, que la rosa socialista?

"Barbón es cristiano y político, y no siempre es fácil compaginar ambas realidades." El mensaxe ta claru en boca de Jesús Sanz: les bondaes del cristianismu nun casen coles maldaes y les trampes de los que nos gobiernen. Hasta l'arzobispu s'apunta a esi peligrosu pimpampum de moda: dispare usté, indiscriminadamente, contra la clase política, ¡si hasta los neños de Primaria, tan informaos como tán de l'actualidá, afirmen, nes encuestes, que son el mayor problema d'España! Pero hubo un tiempu, mediáu el sieglu XX, nel que nun yera asina. Daquella, política y cristianismu (catolicismu, en realidá) diben de la mano n'España, en paz y armonía, y ningún obispu facía declaraciones iróniques al respectu. Yeren otros tiempos. Nun ta claro que fueren otros obispos.

miliorodriguezcueto.wordpress.com

Compartir el artículo

stats