Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sombras en el informe PISA: hace análisis erróneos y "solo pregunta a alumnos"

"Tomamos decisiones relevantes en base a un estudio deficiente", avisa la ex alto cargo de Educación Sara Álvarez en la defensa de su tesis

Sombras en el informe PISA: hace análisis erróneos y "solo pregunta a alumnos"

Sombras en el informe PISA: hace análisis erróneos y "solo pregunta a alumnos"

El informe PISA, el mayor comparador internacional de sistemas educativos, "necesita ser revisado en algunos aspectos". Así lo concluye la matemática y ex directora general de Formación Profesional, Desarrollo Curricular e Innovación Educativa Sara Álvarez Morán, que defendió ayer en la Facultad de Ciencias su tesis doctoral, "Las evaluaciones internacionales en la enseñanza de las matemáticas". El estudio demuestra, según explica la profesora salense, que "ciertos instrumentos de medida y las conclusiones relacionadas con los mismos no son los adecuados y, sin embargo, se toman decisiones relevantes en base a ellos". Sin ir más lejos, apunta Álvarez, el preámbulo de la LOMCE hace referencia a PISA y la Unión Europea se fija como objetivo para 2020 que menos del 15% de los estudiantes se sitúen por debajo del nivel 2 de competencia.

La prueba de este año -se hizo entre abril y mayo de 2018, aunque los resultados fueron presentados a principios de este mes- estuvo salpicada de polémica. Por un lado, las notas de comprensión lectora no fueron reveladas por "anomalías" detectadas en algunas comunidades autónomas; y por otro, los gobiernos de Madrid y Cataluña pusieron en duda la calidad de los datos del informe. En el ámbito científico, las voces críticas no paran de aumentar. La doctora Sara Álvarez Morán, del departamento de Estadística, Investigación Operativa y Didáctica de las Matemáticas de la Universidad de Oviedo, revela en su tesis doctoral que hay "defectos importantes", como preguntas ambiguas o inadecuadas, en dos tipos de evaluación: la oportunidad para aprender contenido de matemáticas y la oportunidad para aprender basada en estilos docentes. "La consecuencia es que los alumnos no saben bien cómo responder", apunta.

Otro problema de PISA, según señala la que también fuera coordinadora de estudios de evaluación y calidad de la Consejería de Educación desde 2005 a 2009, es que la OCDE solo pregunta a estudiantes, mientras que el resto de estudios internacionales recoge opiniones de los alumnos, los profesores e incluso las familias. Tener en cuenta solo las respuestas de los menores -los evaluados tienen 15 años (cuarto de la ESO)- puede llevar a errores. "Las valoraciones de los alumnos pueden estar condicionadas por muchos factores, como el rendimiento", explica Sara Álvarez. La profesora de Secundaria realizó una encuesta en un centro educativo de la región para averiguar cómo percibían los adolescentes el estilo docente del profesor y comprobó que "la variabilidad de las opiniones para un mismo docente era igual a la que se obtenía al considerar todos los profesores y la misma que en la muestra de PISA, lo cual es difícil de explicar". En las contestaciones de los alumnos también puede influir, dice, la falta de interés que tienen en la prueba al no contar para nota.

El estudio de Sara Álvarez consistió en la revisión de los resultados de los informes de 2012 y 2015, así como en replicar el cuestionario en un instituto. Las deficiencias metodológicas de PISA detectadas en la tesis no están relacionadas con el ranking que se hace en base a las puntuaciones que los países sacan en tres competencias -matemática, científica y comprensión lectora-, sino a las recomendaciones que realiza la OCDE. "Por ejemplo, PISA nos dice que trabajar con matemática pura mejora el rendimiento de los chicos. Y cuando haces el análisis considerando otros factores descubres que no es así", manifiesta. En definitiva, la profesora asociada de la Universidad de Oviedo urge a revisar el informe y a hacer análisis más exhaustivos, teniendo en cuenta no solo el nivel socioeconómico de las familias. En el último PISA, los alumnos asturianos bajaron con respecto a 2016, aunque se mantuvieron entre los primeros puestos del país.

Compartir el artículo

stats