DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A la presidenta del Senado le gusta "todo" de Villaviciosa

La jueza Pilar Llop pasa las vacaciones navideñas en el concejo de su abuela materna, donde tiene residencia, tras convertirse en la cuarta máxima autoridad del país: "Quiero seguir siendo la que siempre fui, una persona normal"

A la presidenta del Senado le gusta "todo" de Villaviciosa

A la presidenta del Senado le gusta "todo" de Villaviciosa

De la nueva presidenta del Senado se sabe que es madrileña, jueza especializada en violencia de género, socialista, políglota, hija de un taxista y una peluquera... Pero quizá muy pocos sepan que Pilar Llop Cuenca tiene raíces asturianas. Su abuela materna Soledad, que murió a los 100 años, era maliayesa (de Castiello de la Marina) y todos sus veranos transcurrieron en casa de su tía Ana, en Villaverde la Marina. De Villaviciosa, confiesa a LA NUEVA ESPAÑA, le gusta "todo". Sobre todo, su paisaje, su gastronomía y su intensa actividad cultural. En el concejo, donde sigue teniendo residencia, pasa sus vacaciones estivales y navideñas. Llop es estos días una más en la Villa. Es cercana, educada, dulce, discreta y muy natural. Pese a ser la cuarta máxima autoridad del país, asegura, "quiero seguir siendo la que siempre fui: una persona normal".

Hace menos de un mes que la magistrada con vínculos asturianos se puso al frente del Senado. En este corto tiempo, cuenta mientras toma un café en un céntrico local de Villaviciosa, su vida "no ha cambiado demasiado". "Siempre me he dedicado al servicio público y, además, en contextos de alta responsabilidad. Aunque sí es verdad que este es un puesto de una exigencia importantísima. Afronto mi cargo con muchísima ilusión porque creo que es un momento en el que se abren muchísimas oportunidades en España", expresa. Fueron las únicas palabras de Pilar Llop sobre política. La exdelegada del Gobierno para la Violencia de Género accedió a ser entrevistada por este periódico para hablar exclusivamente de su relación con el Principado. Y los párrafos que prosiguen recogen su amor por la Comarca de la Sidra. "Siempre me ha encantado venir; primero por vinculación familiar, y luego, porque éste es un sitio con un paisaje espectacular que hay que poner en valor", afirma muy sonriente

Llop llegó el jueves a Villaviciosa junto a su marido, Javier, y su bebé de 9 meses cumplidos ayer, Soledad. "Se llama como mi abuela maliayesa", apunta con orgullo. Su familia está presente en la entrevista y, por ello, la presidenta del Senado habla constantemente en plural. "Nos gusta el paisaje de Villaviciosa. Creo que la playa de Rodiles es uno de los espacios naturales más espectaculares de España. Nos encanta también la gastronomía; pasear por los chigres es un lujo, igual que comer fabada, pescados y marisco. Y nos gusta que la cultura siempre esté presente: el Teatro Riera, el Ateneo -ya estoy deseando que acaben las obras-, dar un paseo por la zona del arte del Prerrománico... La Villa, pese a ser un lugar pequeño, culturalmente es muy grande", afirma. Llop defiende "la riqueza" de la ría de Villaviciosa, que en su opinión es "un tesoro español que hay que cuidar".

Una de las mayores aficiones de la jueza es hacer compras en el mercado del pueblo, donde se encuentra "la verdad", donde "aprendes las necesidades y virtudes de Asturias". "A mí me encanta escuchar a la gente, ser próxima y compartir no solo los buenos momentos, sino también los malos. Quiero seguir siendo la que siempre fui: una persona normal", agrega. Durante la entrevista, Llop aprovechó para acercarse a la plaza de abastos y comprar miel. Los nombres de Miguel y Loles salen en la conversación. Son los amigos maliayeses que le introdujeron en "la vida de la Villa", porque "yo estaba acostumbrada a la aldea, a las vacas...".

En el concejo, la máxima representante de la Cámara alta practica el golf y el teatro. Su única experiencia como artista fue el pasado verano en la recreación de la llegada de Carlos V a Villaviciosa, en la que hizo de figurante. Dio vida a una de las ayudantes de cámara de doña Leonor, hermana del príncipe. "Nos parece una iniciativa espléndida que se haga aquí una recreación teatral de cuando Carlos V llegó a España con 17 años. Yo estoy muy agradecida a José Luis Campa y al Teatro Contraste -la agrupación que se encarga de la representación- por darnos la oportunidad de participar. De hecho, este año debutó mi bebé en la Casa de los Hevia. Hizo de María de Austria, hija de Leonor de Austria y a su vez sobrina de Carlos V, que tenía también unos ojos azules espléndidos", expresa. El amor de madre no engaña, la mirada de la pequeña Soledad llama la atención. "Me gusta pasear con ella por el parque Ballina y que vea el pavo real. Las personas aquí son especialmente cariñosas con los niños", dice.

Pilar Llop, que pasará unos días más de descanso en Asturias, reconoce que ahora su agenda política es "muy exigente", pero promete "participar en la medida de los posible en las actividades que se hagan en la Villa y venir siempre que tengamos un hueco". De momento, está cumpliendo su promesa. La jueza recuerda, fruto de una conversación que tuvo el viernes con el alcalde del municipio, Alejandro Vega, que también otro alto cargo de España tuvo vínculos con Villaviciosa. El que fuese presidente del Consejo del Reino y del Consejo de Estado Antonio Hernández Gil, quien pasó largas estancias en el concejo, donde escribió alguna de sus obras. "Los días de lluvia me quedo en casa leyendo o escribiendo cosas de derecho. Y eso me recuerda a Antonio Hernández", señala la presidenta del Senado. Por suerte, su rostro no está de momento muy mediatizado y pasa bastante desapercibida en la Villa. Pero será cuestión de meses, una vez que la nueva legislatura eche a andar, que le paren en la tierra de su abuela para pedirle un autógrafo o una foto.

Compartir el artículo

stats