02 de enero de 2020
02.01.2020

La venta presencial de billetes se suprime en ocho estaciones de la red de ancho métrico

Adif y Renfe prevén sustituir las taquillas por máquinas expendedoras o dirigir a los usuarios a las oficinas de Correos más cercanas

02.01.2020 | 00:45

Las ventanillas de venta presencial de billetes de tren cerrarán con el año nuevo en ocho estaciones de la red asturiana de ancho métrico, la de la antigua Feve, para ser sustituidas por máquinas expendedoras. El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ha resuelto suprimir el servicio en 150 estaciones de toda España y en Asturias en los pasos de Navia, Luarca, Figaredo, Arriondas, Ribadesella, Llanes, Nueva y Posada. El plan de cierres, previsto para localidades de tránsito escaso de viajeros, empieza con este mes de enero y se prolongará hasta marzo y el proyecto de Adif y Renfe para atender las necesidades de su clientela consiste en instalar máquinas donde no existan o dirigir a los pasajeros hacia las oficinas más cercanas de Correos, donde se distribuyen billetes de ferrocarril en virtud de un acuerdo firmado el pasado octubre.

El anuncio de la medida ha soliviantado ya a usuarios, gobiernos autonómicos y representantes sindicales del sector ferroviario en algunas de las comunidades afectadas, doce de las quince con servicio ferroviario. Según fuentes próximas a Renfe, otras supresiones de la atención presencial se resolvieron reubicando al personal afectado en otras áreas de la empresa pública.

En Asturias, mientras tanto, esta alteración se ceba con la parte más débil del trayecto regional de ancho métrico, una red profundamente deteriorada, acosada por las cancelaciones y supresiones permanentes de servicios que han generado años de protesta de los viajeros. La atención presencial se termina en concreto en parte de la Asturias agraria y demográficamente empobrecida que se rebela contra la discriminación en la atención que recibe de las administraciones públicas, y no precisamente en pequeños pueblos, sino en villas cabecera de comarca. El maltratado ferrocarril de ancho métrico de la antigua Feve es un buen ejemplo de la merma de prestaciones que recibe el área menos favorecida de la región y ha enfilado una imparable caída libre en su número de usuarios: el descenso achacable al deterioro del servicio se ha llevado por delante 180.000 viajes en el último año y nada menos que 2,4 millones en lo que va de siglo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook