Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La venta de antigripales en las farmacias se dispara y la epidemia se ceba con los menores

La gripe A es la más común entre los asturianos, que son los españoles más afectados junto a los navarros, con 160 ingresos en una sola semana

La venta de antigripales en las farmacias se dispara y la epidemia se ceba con los menores

La venta de antigripales en las farmacias se dispara y la epidemia se ceba con los menores Miki López

A estas alturas del invierno pocas personas o ninguna quedan en Asturias que no tengan relación con la gripe, bien por sufrirla directamente o por tener algún familiar, amigo o compañero de trabajo afectado. Y es que la enfermedad ha decidido cebarse nada más empezar el año con los asturianos, que son junto a los navarros los españoles más afectados. Además, en el Principado es la temida gripe A la más predominante. La demanda de antigripales en las farmacias se ha disparado.

Empresas con el personal de baja, colas en los centros de salud y consultorios y ventas disparadas en las farmacias son la estampa que resume el destacado impacto del virus, que obligó a hospitalizar en Asturias a 160 personas la pasada semana -la última de la que se tienen datos contabilizados-, cuando se duplicaron los registros: del 6 al 12 de enero la tasa de incidencia alcanzó los 471,3 casos por 100.000 habitantes, mientras que una semana antes rondaban los 245.

En el Hospital Universitario Central de Asturias, centro de referencia, fueron 52 los ingresos por gripe, 16 de ellos graves. Y por edades, los menores de 5 años sufren especialmente la epidemia, aunque todas las franjas se ven afectadas salvo a partir de 65 años.

Estas cifras, tan solo similares a las de Navarra en toda España, se consideran de intensidad media. En el resto del país, hasta ahora casi sin gripe, el virus ha comenzado a extenderse, especialmente en Murcia, Madrid y todo el Noroeste salvo Cantabria. El Servicio de Salud del Principado (SESPA) ya percibe, no obstante, una bajada de ingresos y de visitas a los centros de salud en lo que va de semana.

Los que no notan la bajada de trabajo son los farmacéuticos, que en lo que va de mes han registrado un aumento considerable de las ventas de antigripales, antitusivos y aquellos medicamentos sin receta destinados a frenar las dolencias respiratorias. La demanda es alta, más que otros años, y muy concentrada (el año pasado fue menos intensa pero se alargó más en el tiempo la campaña gripal), explican en el sector, que descartan que pueda haber problemas de abastecimiento.

Irene Jaraiz, presidenta de la delegación asturiana de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), reconoce que estos días el sector está notando "un pequeño boom" en la venta de antigripales. "La gente se fía mucho de lo que le dicen amigos y vecinos y vienen pidiendo lo mismo, así que se mosquean cuando les explicamos que no todo vale", explica. Cita como ejemplos el riesgo de que un enfermo de glaucoma consuma un antihistamínico y que un asmático se tome un antigripal que lleve componentes contra la tos seca.

En general, los antigripales pueden tener como principio activo el paracetamol, la aspirina o el ibuprofeno, aunque el farmacéutico colegiado gijonés Alejandro Sacristán matiza que lo más habitual es el primero. En su local nota un aumento del 30% de las ventas de antigripales, jarabes y mucolíticos. "Sin receta, sobre todo, a adultos y niños. Los mayores vienen del médico preferentemente", dice.

Compartir el artículo

stats