Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los rectores se abren a limitar grados de Humanidades por su baja inserción laboral

La CRUE propone orientar a los jóvenes hacia Ingeniería y Ciencias l "Las empresas no pueden dictarnos el camino", advierten en Filosofía y Letras

"Limitar la oferta de titulaciones, y de plazas en las mismas, en aquellas enseñanzas que registren una baja inserción laboral o baja calidad de la inserción". Es la propuesta que realiza la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) en su último informe que analiza, con cifras, la realidad universitaria a nivel nacional. Y lo propone tras constatar que "el mercado laboral español no absorbe, al menos con rapidez, el nivel de cualificación de los egresados universitarios y los subemplea, o, alternativamente, les ofrece unas condiciones de trabajo precarias", así como que "existe un desajuste" entre la demanda de titulaciones y la salida laboral de las mismas.

"Las titulaciones de grado del ámbito de Informática, Ingeniería, Salud y Matemáticas y Estadística logran los niveles más elevados de inserción laboral y la mejor calidad de la misma", recalca el informe de la CRUE, que, por contra, señala que "las titulaciones de Artes, Humanidades y Derecho presentan la inserción laboral más reducida y, salvo esta última, también bajos niveles de contratación indefinida, así como de base y de grupo de cotización".

En definitiva, siguiendo su propuesta, los grados a limitar serían, precisamente, los de Arte y Humanidades, mientras que, por contra, habría que tratar de orientar a los jóvenes hacia carreras de Ingeniería y Ciencias, donde la demanda del mercado laboral no se satisface con el número de egresados. Aunque en su informe los rectores reconocen la dificultad de restar alumnos a los campos de Humanidades porque "parece difícil que las universidades tomen la decisión en lugar de los estudiantes y no atiendan -al menos- la demanda de los mismos en primera o segunda preferencia". A lo que agregan que "las titulaciones de Artes y Humanidades, que sufren una baja tasa de inserción laboral y calidad en el empleo, tienen una demanda en primera preferencia respecto al total de matriculados en las universidades públicas presenciales del 82,7%". Es decir, ven muy complicado revertir el elevado componente vocacional de los alumnos que optan por estas carreras pese a que tienen menos perspectivas laborales.

Este informe suscita una buena ristra de advertencias en el decano de Filosofía y Letras de la Universidad de Oviedo, José Antonio Gómez, quien realiza una vehemente defensa de su rama de conocimiento aunque admite que hay que optimizar recursos en la institución académica. "¿Por qué siempre que se habla de inserción laboral se mira siempre hacia Filosofía y Letras? ¿Por qué ocurre esto? ¿Qué estudios ha hecho el Principado o la Universidad sobre inserción laboral de egresados de las titulaciones?", se pregunta Gómez antes de responderse a sí mismo: "No se conocen porque no los hay. Se hacen encuestas a los egresados, que responden de forma voluntaria y con bajísima participación; pero no hay datos fiables sobre este tema". Gómez no hace una enmienda a la totalidad al informe de la CRUE, pero sí pide tomarlo con cautelas. "Ni las empresas ni informes de aquí o allá nos pueden dictar el camino a seguir, eso debe hacerlo nuestra propia universidad y nuestra propia reflexión", recalca.

Ve admisible el informe "si se entiende como una directriz" pero no " si supone un arma arrojadiza, una tea ardiendo, gasolina con una cerilla al lado"; porque, razona, "no pueden barrernos del mapa a los que reflexionamos y los que tenemos actitud crítica". Asume que en la Universidad "debemos tener muy presente" las demandas del mercado laboral, pero "con mecanismos correctores, porque la cultura, nuestro entorno, las tradiciones o el pensamiento crítico nos hacen ser personas; sin ellos nos convertiremos en robots". El decano de Filosofía y Letras sí asume que debe haber cambios ante la caída de natalidad y la limitación de recursos: "A lo mejor habrá que reconducir la situación: fusionar departamentos, optimizar recursos... Pero las humanidades jamás deben desaparecer".

Compartir el artículo

stats