12 de febrero de 2020
12.02.2020

Denuncian dos "estafas del director ejecutivo" en Grado y Riosa

Mediante engaño, los delincuentes consiguen que las empresas realicen ingresos en sus cuentas

12.02.2020 | 13:18
Una agente revisa una de las operaciones.

La Guardia Civil de la Comandancia de Oviedo ha recibido en fechas recientes dos denuncias al respecto, una en la localidad de Grado y otra en Riosa. En ambas denuncias las empresas víctimas habían sufrido la suplantación de uno de sus proveedores.

Consiste en la suplantación de la identidad de altos directivos para conseguir transferencias por parte de los empleados encargados de las cuestiones bancarias de la empresa. Existen varias modalidades, Una, la suplantación de una empresa proveedora. La empresa víctima realiza una solicitud de productos a un proveedor de confianza. El proveedor estudia la solicitud y responde a la empresa solicitante con la aceptación del pedido. Posteriormente los estafadores, contactan con la empresa víctima solicitante del pedido a través del correo electrónico para, haciéndose pasar por el proveedor cambiar la cuenta de pago de la factura. En la mayoría de los casos la organización criminal se comunica desde un correo electrónico con un dominio muy similar, donde muchas veces no se aprecia la diferencia. La empresa víctima, creyendo que el remitente es la compañía real y pensando que está efectuando la transferencia a su proveedor de confianza, procede con el envío del pago a la nueva cuenta bancaria que le han comunicado en el correo.


En el segundo caso, la empresa recibe una solicitud de transferencia bancaria. La organización criminal realiza un análisis sobre los cargos ejecutivos de una compañía, con la intención de localizar un objetivo que tenga capacidad para manejar información confidencial y emitir determinadas órdenes de trabajo. Mediante técnicas de hacking y de ingeniería social acceden a la cuenta oficial para identificar contactos y patrones de comportamiento. Una vez observado el flujo de las comunicaciones falsifican la cuenta de correo del ejecutivo, enviando en su nombre a un empleado capacitado para realizar transferencias bancarias una solicitud de transferencia bancaria urgente a una cuenta controlada por los delincuentes. Empleando de nuevo el engaño, presionan con diferentes pretextos al trabajador en nombre del directivo (normalmente se intenta aprovechar una ausencia o circunstancia que tenga problemas de comunicación) argumentando razones de urgencia.

Hay una tercera modalidad en la que los estafadores acceden ilícitamente al correo electrónico de un empleado de la empresa víctima con capacidad de solicitar los pagos de las facturas a sus clientes. El grupo criminal envía diferentes requerimientos de pago de las facturas pendientes a empresas clientes usurpando el correo electrónico corporativo del empleado. En el contenido del mensaje aportan un cambio de cuenta bancaria o de modo de pago en beneficio de los delincuentes. De esta forma, existe una doble victimización, por un lado la empresa que es suplantada, y por otro lado la de la compañía cliente que realiza el pago a un tercer individuo ajeno a toda relación comercial.


Desde la Guardia Civil se aconseja adoptar una serie de medidas que sirvan para evitar o, en su defecto, minimizar el impacto de este tipo de hechos. Por un lado, implementar en las empresas, en lo posible, medidas de seguridad informáticas. También formar a los directivos y responsables, sobre la necesidad de asumir y prestar especial atención a la cesión de datos sensibles a través de los sistemas. Por otro lado, contactar telefónicamente con el encargado de la empresa para corroborar los posibles cambios en la forma de abono o cuentas corrientes. Si un empleado recibe una solicitud de transferencia por parte de uno de sus superiores, a través del email, comprobar que dicha información es veraz por una tercera vía. Si la empresa recibe un correo de su proveedor cambiando el número de cuenta, es conveniente contactar con dicho proveedor para ratificar el cambio. Hay que prestar atención a posibles fallos en la redacción puesto que pueden evidenciar traducciones online, y notificar a la Guardia Civil cualquier incidencia sospechosa y conservar la información vinculada por si fuera de utilidad en investigaciones tales como direcciones de correo, números de teléfono y cuentas de ingreso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook